Jefes de agencias de inteligencia, ayer, en el Senado de EU. Foto: AP

Los líderes de la comunidad estadounidense de inteligencia expresaron ayer su convicción de que la continuada injerencia de Rusia, representa una amenaza a las elecciones legislativas de este año en EU.

También aseguraron que el programa nuclear de Corea del Norte es una “amenaza existencial” para Estados Unidos, y que el tiempo se está acabando para que Washington responda a ese peligro.

En una audiencia en el Comité de Inteligencia del Senado sobre las amenazas más urgentes que penden sobre el país, el Director Nacional de Inteligencia, Daniel Coats, y los jefes de la CIA, el FBI, la NSA y otras dos agencias de espionaje coincidieron en que los esfuerzos de Moscú para intervenir en la política estadounidense son tan intensos, ahora como lo fueron para la elección presidencial de 2016.

  • El Dato: Trump se resiste a reconocer la conclusión de los servicios de inteligencia, acerca del impulso de la estrategia de Moscú para robar datos del Partido Demócrata y difundir propaganda que ayudara al republicano a ganar los comicios.

“Las elecciones de medio término en Estados Unidos son un blanco potencial para las operaciones de influencia por parte de Rusia”, manifestó Coats, en una declaración respaldada por los otros funcionarios.

La alegada injerencia rusa se mantuvo entre los temas principales de la reunión y todos los responsables presentes reafirmaron la vigencia de un informe de inteligencia divulgado el año pasado, sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, y señalaron que los indicios indican que ello podrá volver a ocurrir en las legislativas de este año.

“En toda la comunidad (de inteligencia), no hemos visto ninguna señal de que haya algún cambio significativo con relación al año pasado”, expresó Coats. “No debe haber duda de que Rusia percibió sus esfuerzos anteriores como exitosos y ve en las elecciones de mitad de mandato un blanco potencial”, añadió.

El director de la CIA, Mike Pompeo, aseveró a su vez que han “visto actividad rusa e intenciones de generar un impacto en el próximo ciclo electoral” estadounidense.

Las agencias estadounidenses concluyeron el año pasado que el presidente ruso, Vladimir Putin, había estado al frente de un amplio esfuerzo de inteligencia para favorecer la elección de Donald Trump en 2016 y perjudicar la campaña de Hillary Clinton.

Rusia también ha sido acusada de intrometerse en destacadas votaciones en Europa, como en el referéndum independentista catalán, el del Brexit y las elecciones generales en Francia y Alemania.

Trump ha rechazado la idea de que los rusos favorecieron su elección —y cualquier alegato de colusión— y criticado a las agencias de inteligencia por repetirlo. Una investigación del fiscal especial Robert Mueller indaga la presunta injerencia de Moscú en los comicios de 2016.

Entre tanto, ha surgido gran cantidad de información sobre el uso de las redes sociales por parte de Rusia para influir en el debate político estadounidense. “Los rusos usan esta herramienta porque es relativamente económica, de bajo riesgo (…) y está probado que es eficiente para sembrar discordia”, afirmó Coats.

Corea del Norte también fue percibida como una amenaza por las agencias de inteligencia de Estados Unidos: Coats aseguró que su líder Kim Jong-un sigue mostrando su “inestabilidad” y “naturaleza provocadora”, lo que hace al programa nuclear de Pyongyang más amenazante.

Dimite pieza clave de Fiscalía de EU

La renuncia de la subsecretaria de Justicia adjunta, Rachel Brand, la tercera funcionaria de más alto rango de la dependencia, complica un inusual problema que contribuye a la inestabilidad del departamento, según funcionarios actuales y exfuncionarios, y que le ha impedido al gobierno de Donald Trump implementar plenamente su programa un año después de la asunción del jefe de la cartera Jeff Sessions.

Sessions lamentó la situación el lunes y acusó a un senador republicano de impedir la confirmación de figuras clave, incluidos los jefes de las divisiones de seguridad nacional, derechos civiles y derechos penales. Sin mencionarlo por su nombre, aludía sin duda al senador Cory Gardner, de Colorado, quien prometió impedir la confirmación de todos los nominados por el Departamento de Justicia después de que Sessions levantó las protecciones de los estados que legalizaron la mariguana.

Gardner sigue bloqueando las confirmaciones en señal de protesta.