• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Debido a las altas deudas corporativas y gubernamentales de Norteamérica o Asia, inversionistas y compradores de bonos prefieren desplazarse a mercados donde tengan la capacidad de entrar y salir rápidamente, debido a que no representan riesgos, no son caros y son flexibles, como los de México y América Latina.

De acuerdo con Prolonged Slump in Bond Liquidity, del Wall Street Journal, los mercados de América Latina superan las bolsas de Asia en cuanto a liquidez, con 0.35 por ciento al mes de julio; mientras las asiáticas están en 0.16 por ciento en el mismo periodo. Concretamente, los inversionistas se alejan de los mercados de bonos que consideran cada vez más rebeldes y caros o con más regulaciones.

Nathaniel Rosenbaum, estratega de crédito de Wells Fargo, considera que “la marea global de liquidez impulsada por la flexibilización cuantitativa, ahora se está moviendo lentamente en reversa. Están comenzando a aparecer pequeños puntos calientes en partes del mercado que no cuentan con un soporte natural, como Europa y América Latina”.

La mediana del diferencial de compra-venta para el crédito de alto rendimiento, al igual que Latinoamérica, en Europa ha aumentado 24 por ciento este año, según MarketAxess, mientras que el diferencial para el crédito de grado de inversión también se ha ampliado. En Estados Unidos, el margen de crédito de grado de inversión se mantiene estable, pero no ha aumentado en alto rendimiento.

El dato: 

  • 24 Por ciento subieron los rendimientos en AL este año

Sin embargo, para los inversionistas, Europa “es un mercado que ya se estaba deteriorando en términos de liquidez”. El más claro indicador son los bonos del gobierno italiano, que cayeron 18 por ciento durante el primer semestre de 2018, en comparación con el año anterior.

Asimismo, los volúmenes en la deuda pública de los mercados emergentes han bajado 32 por ciento, de acuerdo con MarketAxess. Al mismo tiempo, los volúmenes de derivados de crédito aumentaron sustancialmente en la primera mitad de 2018, en comparación con años anteriores, según los estrategas de JPMorgan.

Mientras tanto, partes de los mercados de bonos globales siempre han tenido parcelas de comercio líquido, particularmente durante episodios de turbulencia en los mercados financieros.

Asimismo, en cuanto a deuda gubernamental en dólares en Europa emergente, Medio Oriente y África, la mediana del diferencial de compra-venta ha subido 75 por ciento este año, a alrededor de 22 centavos, según MarketAxess.

Además, la mayor presencia de deuda con calificación triple B en el mercado, los valores con la calificación más baja todavía se consideran de grado de inversión, significa, que la liquidez puede ser menor de lo que parece, dado que los inversores pueden rechazar valores más riesgosos.

Compartir