• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Encargados de vigilancia en CU al momento de los hechos. Fotos: Diego Uriarte.
Encargados de vigilancia en CU al momento de los hechos. Fotos: Diego Uriarte.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) investiga el actuar de su cuerpo de vigilancia, durante el conflicto del pasado 3 de septiembre, luego de que en videos por redes sociales se mostrara la pasividad de los elementos durante la agresión a estudiantes del CCH Azcapotzalco, situación que denunciaron los mismos asistentes a la marcha.

A través de un comunicado, el rector de la UNAM, Enrique Graue, anunció la suspensión de Jesús Teófilo Licona, coordinador operativo de Vigilancia UNAM, como parte de las primeras acciones para evaluar la participación de los elementos de dicho grupo y su actuar durante el conflicto entre estudiantes y porros de diversas escuelas.

Durante una reunión que Graue sostuvo con miembros de la Comisión Especial de Seguridad del Consejo Universitario, solicitó realizar una revisión minuciosa de los materiales que se encuentran en poder de la UNAM (videos), con el objetivo de hacer el deslinde de responsabilidades o en su caso, llevar a cabo las sanciones que correspondan.

El jefe de seguridad camina frente a uno de los jóvenes armado con navajas. Foto: Diego Uriarte
El jefe de seguridad camina frente a uno de los jóvenes armado con navajas. Foto: Diego Uriarte

Y es que varios son los casos y quejas que se han denunciado por las plataformas digitales, donde se le ha solicitado ayuda a los elementos de vigilancia, pero no han realizado su labor; como el caso de la misma protesta del pasado 3 de septiembre, cuando una estudiante le solicitó a un elemento que la ayudara a proteger a sus compañeros, pero simplemente la ignoró. Además, el 13 de agosto dos colombianos casi fueron linchados al interior de la Facultad de Odontología, por presuntamente asaltar a una estudiante, sin embargo, el actuar de Vigilancia UNAM sólo se limitó al traslado de los presuntos culpables, tiempo después de la golpiza.

También puedes leer: En espera de resolución, 14 escuelas reanudan clases

Estudiantes señalan que zonas como los frontones, las islas, los bigotes, las facultades de Filosofía y Letras y Ciencias Políticas se caracterizan por la venta de droga; incluso acusan que los elementos de seguridad protegen desde hace años a los mismos narcomenudistas.

Acerca de los porros que tienen en vilo a la UNAM, Enrique Graue precisó: “que no basta con reprobar enérgicamente los hechos ocurridos; es necesaria una acción definitiva que erradique para siempre estas oscuras y cobardes agresiones. Algunos de ellos están siendo identificados y en los casos en donde no podamos reconocer los, las evidencias se pondrán a disposición de las autoridades junto con las denuncias penales correspondientes; no descansaremos hasta verlos desaparecer de nuestro entorno”.

Otro vigilante intercambia palabras con los porros, el lunes. Foto: Diego Uriarte
Otro vigilante intercambia palabras con los porros, el lunes. Foto: Diego Uriarte

Este jueves, la Gaceta UNAM dio a conocer las actas de expulsión en contra de los 18 alumnos de diferentes escuelas de la institución, mismas que argumentan agresiones físicas con diversos objetos como armas punzocortantes, interrupción del desarrollo de las actividades laborales y académicas e impedir el libre tránsito de estudiantes, académicos, profesores, trabajadores y funcionarios universitarios.

“Por las conductas que se refiere el hecho anterior, y de acuerdo a las declaraciones contenidas en las actas de hechos del 3 de septiembre y pruebas relacionadas a las mismas, se desprende que alteró el orden universitario, agrediendo usted junto con otras personas a miembros de la comunidad universitaria y violentando la norma”, citó la resolución de expulsión publicada ayer.

  • El Dato: Entre los casos en los que se cuestiona la labor de vigilancia está la balacera de febrero en Ingeniería que dejó 2 muertos.

 

También puedes leer: Prevé López Obrador reunirse hoy con rector de la UNAM