“Invito a disfrutar este horizonte sonoro de infinita variedad tonal”

El jazz mexicano está de plácemes por la aparición del fonograma número cuatro, Paisajes (DSDesignsi, 2017), del pianista Alex Mercado (egresado Cum Laude en Berklee College of Musica de Boston, Estados Unidos).
Formato de trío con la anuencia de Israel Cupich (contrabajo) y Gabriel Puentes (batería). Nueve composiciones de Mercado en conjunciones impresionistas y aquietado realismo: “paisajes naturales, culturales y urbanos que conforman la realidad cotidiana”, ha dicho el compositor de la hermosa pieza “From Red To Violet”.

cul24i-4.jpg

Si en The Watcher (2012), Symbiosis (2014) y Refraction (2015) habíamos conocido a un pianista de oscilante glosario columpiado entre lo clásico y el jazz, ahora con Paisajes entramos a rondas en que la quietud se humedece de frisos tonales alusivos a un ánimo vestido de frondas sostenidas en vaivenes pespunteados por bordones de elípticas cadencias. Piano que labra franjas en surtideros melódicos impresionistas y neoclásicos. Contrabajo que dibuja sístoles acunadas en pilastras armónicas emancipadas. Batería que dialoga con las ponderaciones y se explaya en los intersticios de las cifras que merodean los silencios. Tres instrumentistas en redes de complicidades abrasadoras. El jazz como un encuentro donde las teñiduras indelebles de la amistad producen el milagro de la avenencia con Dios.

“Ha sido un trabajo colectivo en que dos grandes instrumentistas me secundan. Siguen mis ideas y yo he aceptado sugerencias. El jazz siempre es una puesta en escena que no vuelve a suceder. El tiempo de la grabación es mágico precisamente por eso: los músicos sabemos que ese ‘performance efímero’ se salva gracias a la ingeniera que sustenta a una buena sala de grabación”, precisó el arreglista y director musical de las destacadas cantantes de jazz Louise Phelan y Dannah Garay.

¿Por qué la insistencia de trío como formato orquestal? Creo mucho en la estructura del trío para expresar y darle forma mis composiciones. Es quizás, pienso yo, el formato de más transparencia para decir en el jazz. Pienso en Bill Evans y no lo veo expresándose en otro formato. El trío configura un cruce de intimidades de tres seres humanos que persiguen el mismo objetivo en el curso de improvisaciones que alimentan y enriquecen el tema original.

¿Le gustaría a usted incorporar brass en próximos proyectos? Sí, pero por ahora estoy centrado en el trío como medio para dar a conocer mi trabajo como compositor.

Su trabajo anterior, Refraction, fue a piano solo… Quise darme esa libertad de ejecutar piezas mías desde mi propia concepción como instrumentista. Ese disco, a la vez íntimo y caprichoso, es también una suerte de ‘autobiografía’ de un compositor que se desdobla.

¿En este nuevo álbum escucharemos a ese Alex Mercado columpiándose entre lo clásico y el jazz: entre Bill Evans y Debussy, entre Monk y Ravel…? He evolucionado como intérprete y como compositor. He depurado mi estilo pero mis obsesiones siguen conmigo. Soy un pianista marcado por lo clásico, se percibe en mis conciertos y en mis discos, en mis arreglos… Sí, por ahí siguen rondando mis influencias: Jarrett, Debussy, Ravel, la música impresionista, Monk, Evans y otros demonios. En Paisajes hay muchas convergencias, es quizás una producción más ensimismada, más espiritual y, asimismo, cobijada en improntas que hacen referencia al huapango, por ejemplo.

¿Cuándo y dónde se presenta el disco? El próximo 29 de abril, 18 horas, en el Auditorio Blas Galindo del Cenart. Entrada gratuita. Lo presentaremos Gabriel, Israel y yo en un concepto de suite, respetando el orden de aparición de las composiciones en la placa y sin intermedio.

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró