• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El balance primario en 2017 fue de 121 mmdp, un superávit.

Ciertos factores que han repercutido en un limitado crecimiento económico, así como en una mayor deuda, dejan entre ver que el actual sexenio concluirá con mayor debilidad en las finanzas públicas respecto a los tres sexenios previos, por lo que es fundamental insistir en un fortalecimiento de las fuentes de recursos recurrentes y una revisión del ejercicio del gasto.

  • El dato: El CCE recomienda mejorar los ingresos, pero utilizar los recursos de una forma más inteligente, así como no derrochar dinero en periodos electorales, entre otros.

De acuerdo con el reporte semanal del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), durante la primera mitad del año las finanzas del sector público continuaron mostrando cierto grado de debilidad, sin señales claras de una mejora importante en el corto plazo, por lo que si el comportamiento es positivo, concluirá dentro de los parámetros estimados en los Criterios Generales de Política Económica.

Sin embargo, destaca el documento, es necesario contemplar que en la estimación de este año se verá afectado por la estacionalidad, luego de que el gasto siempre se modifica especialmente en el último año de cada sexenio.

En este contexto, y con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), durante la primera mitad del año los ingresos totales del sector público sumaron dos mil 500.3 miles de millones de pesos, cifra que representó una caída de 10.3 por ciento en términos reales respecto al mismo lapso del año pasado.

Es importante señalar que este descenso refleja principalmente el efecto generado por los recursos provenientes del remanente del Banco de México (321.7 mil millones de pesos) como consecuencia del efecto de la depreciación del tipo de cambio durante 2016 y que en 2017 se observó un efecto contrario tras un proceso de apreciación cambiaria que eliminó la posibilidad de un remanente del banco central.

El organismo empresarial también explicó que, según el reporte de la SHCP indica que, si se excluye el efecto del remanente del banco central, se observa que los ingresos totales reportan un aumento anual de 2.1 por ciento en términos reales.

“La tendencia que llevan los ingresos totales del sector público permite anticipar que concluirán el cierre del presente ejercicio con una cifra ligeramente superior al total reportado en 2017, aun cuando en este año no se tengan recursos adicionales provenientes del remanente del Banco de México”, detalló.

No obstante, el Ceesp adelantó que es necesario seguir trabajando en el fortalecimiento de las fuentes de recursos recurrentes del sector público, ya que si bien la recaudación tributaria mejoró tras la reforma fiscal de 2014, se aprecia una moderación en su ritmo de avance.

Cifras oficiales detallan que en el periodo enero-junio los ingresos tributarios aumentaron 1.1 por ciento anual en términos reales, porcentaje que a pesar de ser mayor a 0.7 por ciento que se incrementaron en los primeros cinco meses del año, es muy inferior al avance que se reportó durante el lapso 2014-2016; lo anterior se debió a la debilidad en el ritmo de crecimiento y la elevada informalidad.

En otro sentido, el organismo señaló que también en materia de gasto público se han observado esfuerzos a fin de contener su ritmo de crecimiento especialmente durante 2017, cuando el gasto total del sector público registró una disminución real de 3.7 por ciento, que fue su primera variación negativa desde 2001.

No obstante, en 2018 se observa un ligero repunte en el ejercicio de recursos, especialmente en el gasto corriente, que se puede atribuir a las necesidades que propicia el periodo electoral de finales de sexenio.

De acuerdo con las cifras de la SHCP, en los primeros seis meses del año se acumuló un gasto total de 2,790.4 miles de millones de pesos, cifra que superó en 4.9 por ciento real la reportada en igual lapso del año pasado.

Un aspecto preocupante es que después del aumento del gasto de operación, el costo financiero del sector público haya sido el segundo rubro con mayor incidencia en el comportamiento del gasto total, al haber reportado un incremento anual de 13.1 por ciento en términos reales.

Cabe destacar que dichos resultados llevaron a que el balance del sector público, en el primer semestre del año, fuese deficitario en 206.7 miles de millones de pesos, que contrasta con el superávit de 141.2 mil millones de pesos del año pasado.

Compartir