• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Las propuestas que realizó el próximo gobierno durante su campaña deben estar bien centradas, ya que los programas planteados siempre requieren una elevada cantidad de recursos adicionales, por lo que es necesario contar con el suficiente espacio fiscal para no acudir a deuda, aseguró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

Para empresarios, lo anterior es relevante si se toma en cuenta que la economía mexicana pasa por un momento de ingresos limitados, por lo que promesas como las planteadas por el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, pueden conducir a la necesidad de mayores niveles de deuda, que al cierre del presente sexenio se habrá incrementado en poco más de ocho puntos del PIB.

“La reducción del gasto, del déficit y por ende, de la deuda, es la mejor opción de política económica para preservar la estabilidad macroeconómica y fortalecer la confianza y certidumbre de que las autoridades hacendarias hacen lo propio para lograr la estabilidad de las finanzas públicas en el largo plazo”, señala en su reporte semanal.

En dicho contexto, reiteró, es imperante determinar un espacio fiscal para que pueda cumplir con sus objetivos; es decir, la cantidad de recursos que podría tener adicional al gasto que ya está comprometido. En este sentido, debe tener en cuenta que también una reducción de impuestos requiere un espacio fiscal.

Con ello, las metas macroeconómicas planteadas en la elaboración del Paquete Económico 2019 deben ser realistas, objetivas y transparentes; además de que en el documento Criterios Generales de Política Económica (CGPE) se debe tener presente que una estimación de ingresos va más allá de lo que es posible, toda vez que a menudo se asocia con pronósticos macroeconómicos y previsiones de ingresos demasiado optimistas.

Y en esta ocasión, refiere el documento, la elaboración de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, el CEESP tendrá mayor dificultad, debido a los resultados más recientes en torno al debilitamiento de la actividad económica del país y, en consecuencia, porque los pronósticos de crecimiento se han ajustado a la baja para éste y el siguiente año.

Aunado a ello, la evolución de las tasas de interés —indicador importante para el cálculo del paquete económico— se anticipan nuevas alzas y la permanencia de la volatilidad del mercado cambiario.

Compartir