Japón modifica constitución para combatir en el exterior

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Foto: Manifestaciones en Japón. AP


Tokio.- Japón modíficó la interpretación de su Constitución, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, para poder combatir en el extranjero y defender a sus aliados, incluso si el propio país no es atacado.

Las Fuerzas de Autodefensa japonesas pueden defender a países aliados bajo ataque armado en la legítima defensa colectiva, lo que marca un cambio de la política de seguridad japonesa desde la postguerra.

El primer ministro Shinzo Abe ha estado presionando para que el país se convierta en un colaborador “proactivo” a la paz y seguridad mundial, y para fortalecer la capacidad de defensa de las fuerzas armadas japonesas, reportó la agencia japonesa de noticias Kyodo.

El partido Nuevo Komeito, el socio menor de la coalición del Partido Liberal Demócrata de Abe, se vio obligado a suavizar su oposición, luego que las conversaciones sobre la seguridad avanzaron a instancias del primer ministro en el último mes.

Japón establecerá nuevas condiciones sobre el uso de la fuerza en legítima defensa, la ampliación de la noción de “lo mínimo” permitido por la ley suprema de incluir la legítima defensa colectiva, o la defensa de los aliados bajo el ataque armado

De acuerdo con el documento del gabinete, Japón seguirá siendo un “Estado pacifista”, pero dijo que la gravedad de la situación de seguridad y la aparición de amenazas en el mar y en el espacio y el ciberespacio justifican una acción de esta naturaleza en el país.

Los opositores al drástico cambio argumentan que las nuevas normas dejarían margen para una mayor interpretación de la Constitución y ampliar el uso de la fuerza sin límites claros.

Japón también podría acelerar el envío de las Fuerzas de Autodefensa a situaciones de baja intensidad que no lleguen a constituir ataques militares, y estudiar la ampliación del apoyo logístico en misiones de paz en el extranjero.

La coalición gobernante integrada por el Partido Liberal Demócrata y su socio menor el Partido Komei acordaron un borrador final de la decisión del gabinete en su reunión de este martes por la mañana.

El borrador establece que la Constitución permite a Japón ejercer el uso de la fuerza mínima necesaria como un medio de autodefensa cuando un país extranjero con el que tenga lazos estrechos sufra un ataque armado.

Dice así mismo que el derecho debe ser limitado a casos en lo que haya un claro peligro de que la existencia de Japón esté amenazada y que los derechos de sus ciudadanos se encuentren fundamentalmente anulados.

La Constitución japonesa, que esencialmente renuncia a la guerra, ha sido interpretada tradicionalmente por gobiernos anteriores, asumiendo que esto significa que el país no puede ejercer el derecho a la autodefensa colectiva.

La constitución fue redactada por las fuerzas de ocupación estadunidenses después de la Segunda Guerra Mundial, en parte para evitar una repetición de la invasión japonesa y la brutal ocupación de amplias zonas de Asia.

Miles de japoneses han mostrado su descontento por la decisión organizando protestas por todo el país.

Desde primera hora de la mañana miles de personas se congregaron en Tokio frente al Parlamento y la residencia del primer ministro del país.

Varias manifestaciones también se registraron en días anteriores. Según algunas encuestas, más de la mitad de los japoneses está en contra de conceder más poderes a los militares.