• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El refrigerador vacío, en un tienda de Caracas, ayer. Foto: Especial
El refrigerador vacío, en un tienda de Caracas, ayer. Foto: Especial

Las carnicerías de Venezuela han dejado de vender carne. El producto se ha convertido en el más buscado durante los últimos días en el país caribeño, después de que el gobierno de Nicolás Maduro anunciara el control de precios del producto final. Una consecuencia que se había advertido apenas se fijaron los costos máximos permitidos.

El 22 de agosto pasado se publicó la lista de precios “acordados” que el Ejecutivo nacional decretó para los alimentos básicos. En ella se estableció que el kilo de carne debe costar 90 bolívares soberanos.

Al día siguiente, la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) advertía que con esa cantidad no se cubrían los costos de producción. El presidente de Fedeagro, el gremio de productores agropecuarios, Aquiles Hopkins, dijo desconocer en qué se basaron los análisis de las estructuras de costes. “El precio de la carne en 90 bolívares soberanos apunta al precio del ganado en pie, pero no de la carne de consumo”.

Ahora, el presidente de ese gremio, Armando Chacín, reclama las imprecisiones que aún no se aclaran. Por ejemplo, el precio de 90 bolívares es para un kilo de carne, “pero no se dice de qué calidad o qué corte. Entonces cuesta lo mismo el lomito que el hueso”, dijo Chacín.

Lo que producimos hoy no llega al 40%. Antes traíamos cortes desde Uruguay o de Argentina, pero hoy no se puede porque el Estado no tiene cómo comprarla”

Armando Chacín

Carnicero

En la calle, el producto ya ha desaparecido. “No estoy vendiendo carne porque no voy a trabajar para perder dinero”, dice Fraklin Arrieche, encargado de una carnicería en el este de Caracas. Explica que él compra al mayorista para vender al por menor, pero el precio “acordado” le impide tener ganancia o siquiera posibilidad de reponer la mercancía.

Desde el Ejecutivo, el vicepresidente de Economía, Tareck El Aissami, acusó a los productores cárnicos de “esconder” la carne al pueblo y prometió que serán publicadas las especificaciones del control de precios “para que no tengan excusas”.

Según el alto cargo, de los 25 productos fijados con nuevos precios “sólo el sector cárnico decidió de manera arbitraria, sin diálogo alguno, tratar de esconderle al pueblo la carne”.

  • El Dato: De las 14 millones de cabezas de ganado con las que contaba Venezuela hace 19 años, quedan entre 7 y 9 millones, reportó la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga).