• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Con una visión metropolitana y con la intención de favorecer un crecimiento ordenado y cooperativo de la Ciudad de México, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda implementa estrategias y acciones en distintos niveles para que, mediante proyectos o políticas públicas, la capital se convierta en la ciudad que todos queremos.

Y es que tanto en la negociación con otros gobiernos, como el de Hidalgo y el del Estado de México, que se ubican en la misma cuenca que la capital, como en la implementación de estrategias hay una nueva óptica que se basa en colocar al ciudadano por delante.

“Lo que estamos haciendo es para la ciudadanía, no es una decisión que desde lo académico o desde la experiencia profesional se recete el medicamento”, comentó el titular de Seduvi, Felipe de Jesús Gutiérrez en entrevista para La Razón.

“La única forma de garantizar que la ciudadanía se apropie de esos espacios es construyéndolos con ella”.

Con esta visión y con una estrategia denominada sistema de actuación por cooperación, la dependencia ha conseguido reordenar el crecimiento, rehabilitar zonas y hasta desarrollar proyectos como Mi Parque la Mexicana sin que le cueste un peso al gobierno capitalino.

“Si lo hiciéramos como en el pasado, en donde se diseña en gabinete y ahí se toman las decisiones y llegan y se hacen las cosas… pero así no funciona. Difícilmente regresarán esos tiempos”, dijo el secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda.

“Nosotros desde el primer momento que el propio Jefe de Gobierno, desde su etapa de candidato con el lema ‘Decidiendo juntos’ lo asumió como una política de gobierno, todo lo que hemos venido haciendo, ya sea en lo macro, en la discusión del proyecto de ciudad, del Programa General de Desarrollo Urbano , de hacerlo con la comunidad, desde luego es mucho más complejo porque tienes que construir consensos. Todo lo hemos hecho de manera colectiva. es más complejo pero estamos convencidos que es la única manera de poder tomar decisiones en la ciudad”.

El funcionario admitió que esta manera de tomar decisiones puede llevar más tiempo, sin embargo es la mejor solución, pues permite a las comunidades apropiarse de sus espacios públicos.

Con esta estrategia, la Seduvi ha intervenido al menos siete espacios, entre los que destacan la zona de las Granadas o Nuevo Polanco, donde el proyecto del Ferrocarril de Cuernavaca y su parque lineal es la columna vertebral para brindar transporte y alternativas de recreación a esta zona.

“Tenemos los sistemas de actuación por cooperación, que es una figura que prevé la Ley de Desarrollo Urbano que hemos orientado para conducir la reconversión o renovación de zonas específicas de la ciudad. Es un trabajo permanente con la comunidad porque al final es la que se tiene que apropiar de un espacio. No es imponerles un diseño desde lo creativo, sino más bien acordar con ellos las características de esto.

“El primer lugar donde aplicamos este modelo fue en la zona de las Granadas, que involucra 360 hectáreas de 12 colonias, en donde se define una estrategia de cómo debe darse este reordenamiento sin modificar la normatividad que aprobó la Asamblea, simplemente conduciendo, que haya una corresponsabilidad entre un proyecto privado y el mejoramiento urbano”, apuntó Felipe de Jesús Gutiérrez.

Otro de los ejemplos, señaló, es el Mi Parque la Mexicana, el nuevo pulmón verde de la Ciudad de de México ubicado en el poniente, en Santa Fe, donde anteriormente no existía un equipamiento urbano con estas características.

La negociación para Mi Parque la Mexicana llevó un año, sin embargo gracias a la intervención de los actores de la zona se acordó un fideicomiso de concesiones para garantizar la sustentabilidad y viabilidad financiera del parque, pues los ingresos obtenidos de la renta de espacios se invertirán en mantenimiento.

“Se promulgó este sistema de actuación por cooperación, de manera que de las 42 hectáreas 30 fueron destinadas para el parque en un modelo que, desde luego, lo evidente es el atractivo en cuanto al diseño, pues no hay un parque con esas características en la ciudad, no se había hecho en el pasado, pero atrás de eso está todo un trabajo que nos llevó un año acordar con la asociación de colonos, con los rectores, con los principales corporativos, qué características debía tener este parque. Es un equipamiento que Santa Fe y toda la región poniente no tienen, un equipamiento colectivo en donde por igual interactúan habitantes de distintos rumbos de la ciudad”, dijo.

Pero la labor de Seduvi no se limita solamente a trazar estrategias para sugerir equipamiento urbano, también desarrolla planes para redensificar la metrópolis y hacer de la capital un lugar con una mejor calidad de vida.

En este sentido, el titular de Seduvi consideró que uno de los retos de la Ciudad de México es la movilidad, por lo que se deben atender los Centros de Transferencia Modal con una visión integral, pues, dijo, se deben evitar los traslados que duran dos y hasta tres horas.

“La ciudad se está modificando, no porque esté creciendo, pero sí está habiendo migraciones internas, la población se está reacomodando y las actividades productivas también.

“Tenemos que reacomodar de manera diferente a la población. Por eso esta intención de redensificar las áreas centrales, las áreas que están cerca de los sistemas de transporte masivo para que la población se pueda mover de manera más fácil, y, desde luego, complicar el uso del automóvil. Tenemos que hacer esto, si no, no tiene futuro la ciudad”, dijo.

De esta manera, la dependencia, atenta a los procesos de crecimiento demográfico y urbano, elaboró el Programa General de Desarrollo Urbano, el cual se creó después de un proceso participativo en el que se instalaron 25 mesas temáticas y participaron 2 mil 200 consejeros de distintos ámbitos respondiendo a la pregunta “¿qué ciudad queremos?”.

“Es muy importante no solamente por el método participativo con el que se hizo esta actualización, sino porque finalmente pondría en vigencia un instrumento que remplace al existente, que data de diciembre de 2003, claramente rebasado, que no previó esta etapa que estamos viviendo hoy, de una ciudad en la que paradójicamente vemos muchas construcciones, pues nunca en la historia de la ciudad hubo tantos metros cuadrados construyéndose al mismo tiempo, pero esto es resultado del bono demográfico, que hoy predomine una población joven, demandante.

“Por el otro lado, a pesar de estos metros cuadrados que se están construyendo, también la ciudad pierde población, sobre todo por sectores que van en busca de suelo barato y se van a la periferia. Hay 70 mil habitantes que se están yendo cada año hacia una periferia cada vez más distante”, señaló el funcionario.

Compartir