José Antonio González, secretario de Hacienda, ayer. Foto: Cuartoscuro

Los cambios que recientemente aplicó el gobierno del presidente Donald Trump al marco fiscal de Estados Unidos son regresivos y no es el modelo que quiere seguir el gobierno mexicano, sostuvo José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público.

El gobierno de Trump logró aprobar en diciembre una reforma que, entre otras cosas, reduce la carga fiscal de las empresas de 35 a 21 por ciento.
De ahí que muchos creen que México debe realizar un ajuste similar para evitar perder competitividad frente al país vecino del norte y evitar una fuga de inversiones, algo que la Secretaría de Hacienda ha descartado debido a que las condiciones actuales de las finanzas en el país no son las adecuadas para tomar una acción similar.

“La economía mexicana sigue siendo competitiva”, apuntó González Anaya, en el Foro de Perspectivas Económicas organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). “Los determinantes de la competitividad no son nada más los asuntos fiscales”, subrayó.

El titular de Hacienda dijo que el recorte tendrá un impacto de alrededor de 1.4 billones de dólares en el déficit fiscal estadounidense.

Desde hace dos años México aplica un programa de austeridad en el gasto e incluso recortó en dos ocasiones el presupuesto justamente para proteger las finanzas públicas y evitar un mayor endeudamiento, por lo que es difícil que el gobierno vaya en el mismo sentido.

La reforma de Estados Unidos es “bien compleja y bien grande … bien regresiva”, dijo González Anaya en su presentación en el ITAM. “Algunas estimaciones de analistas exponen que el 1.0 por ciento de los contribuyentes recibe más del 40 por ciento del beneficio de la reforma. No es exactamente lo que queremos hacer aquí”.

Agregó que no queda clara la razón por la que se quiere una reforma fiscal que tenga un efecto de ampliación de la economía, la cual podría terminar en una expansión que caiga en un nivel de calentamiento, debido a que ello forzará a la Reserva Federal a reaccionar de manera más rápida de lo que lo que ha venido haciendo.

Manifestó que actualmente el gobierno realiza mesas de trabajo con representantes del sector privado para evaluar cuáles son las acciones que se podrían tomar en el país para mitigar los efectos negativos que generó la reforma del presidente Trump.
Por otro lado, el secretario de Hacienda dijo que hacia adelante hay tres temas que nos traen incertidumbre al país: el proceso electoral, el cual podría generar movimientos; el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la reforma fiscal.

Detalló que el proceso de renegociación del tratado avanza de manera ordenada, luego de que a principios de 2017 se tenía una mayor incertidumbre sobre el rumbo que podía tener dicho acuerdo, después de que Donald Trump sacara a su país del acuerdo Transpacífico (TPP), por lo que, aunque es un proceso complejo, se han logrado concluir capítulos importantes para definir la relación.región.