• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Antonio Ortuño. Foto: Especial
Antonio Ortuño. Foto: Especial

Ser galardonado con el Premio Bellas Artes de Cuento Hispanoamericano Nellie Campobello, le cayó por sorpresa al escritor mexicano Antonio Ortuño, quien se encuentra en Berlín, Alemania. Del otro lado del Atlántico recibió la noticia ayer.

Fue su obra La vaga ambición (Editorial Páginas de espuma) con la que sintió una libertad de escribir, la que le permitió alzarse con este reconocimiento que otorga la Secretaría de Cultura federal, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, el Instituto de Cultura de Durango y el congreso de esa entidad.

“Recibí con sorpresa la noticia en Berlín y fue estupendo. Uno escribe sin pensar en las consecuencias y aunque un premio por definición es extraliterario; también ayuda a las deudas y a la autoestima, que siempre va a la baja”, bromeó el escritor al ser cuestionado por La Razón.

El galardón le fue otorgado al jalisciense “por ser un libro estilística y argumentalmente homogéneo, por tener una propuesta sólida y una prosa lograda. Los relatos reunidos en este volumen se interconectan al realizar una reflexión profunda sobre el acto de escribir y cómo el autor es percibido dentro de su entorno, indagando en temas centrales para la sociedad actual”, reconoció el jurado conformado por Alejandra Amatto, Liliana Muñoz y Rose Mary Salum.

Gráfico: La Razón de México.

La vaga ambición, conformado por seis cuentos, tiene como protagonista a un escritor cuarentón, Arturo Murray, quien lucha y sobrevive entre la catástrofe familiar del pasado y un presente construido con malas reseñas, entrevistas vacías y una cuenta bancaria en números rojos, entre otras peripecias.

Relatos que el también autor de La Señora Rojo aborda con su característica narrativa cargada de humor ácido. Muestra un retrato de cómo un escritor se enfrenta a las situaciones absurdas y cotidianas de la vida social.

La vaga ambición es un libro que me permitió una libertad de escritura absoluta y eso me dio una enorme felicidad”, refirió Antonio Ortuño.

Éste es el segundo reconocimiento que recibe su libro. Antes ya había ganado el Premio Ribera del Duero, considerado uno de los más importantes galardones dedicados al género del cuento en todo el mundo.

  • El Dato: El Premio Bellas Artes de Cuento Hispanoamericano Nellie Campobello estuvo dirigido a escritoras y escritores originarios de América Latina y España.

En esa ocasión el jurado valoró “el gran dominio demostrado para desarrollar un tema común a todos los relatos, que es la naturaleza de la escritura y la capacidad humorística que no va en detrimento de la emoción, logrando la hazaña de divertir y conmover al lector”.

En esta edición también se hizo una mención honorífica al escritor Efraím Blanco por su obra La nave eterna.