• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Aquarius abandona el puerto de Marsella, el pasado 1 de agosto. Foto: AP
Aquarius abandona el puerto de Marsella, el pasado 1 de agosto. Foto: AP

El barco Aquarius, de las ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, busca un puerto seguro en el que desembarcar a los 141 migrantes rescatados en el Mediterráneo central, tras la negativa anunciada hoy por Italia, Malta y España. La embarcación, según consta en su bitácora, abandonó las aguas internacionales frente a Libia, donde rescató a los migrantes, y se situó en el Canal de Sicilia, entre el Estado insular de Malta y la isla italiana de Lampedusa.

A bordo acoge a migrantes rescatados en dos operaciones distintas el pasado viernes, cuando viajaban en barcazas desde Libia hacia las costas europeas. En la primera operación se salvó a 25 inmigrantes, 16 hombres y 9 mujeres, una de ellas embarazada, procedentes de Bangladesh, Camerún, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria y Senegal.

En la segunda se rescató a 116 inmigrantes de Egipto, Eritrea, Somalia y Marruecos, de los que 78 son varones, 38 mujeres, una de ellas encinta, y 67 menores no acompañados.

El doctor a bordo, David Beversluis, de MSF, explicó a EFE que los inmigrantes se encuentran “estables” y que la embarcación cuenta con comida y suministros médicos para las próximas dos semanas. “Hay algunas personas que están débiles y desnutridas. En los dos primeros días tuvimos alguna persona deshidratada, pero fueron atendidas médicamente”, resumió en una conversación telefónica.

“Hay algunas personas que están débiles y desnutridas. En los dos primeros días tuvimos alguna persona deshidratada, pero han sido atendidas médicamente”

David Beversluis

Doctor de Médicos Sin Fronteras

Están cansados, como es normal después de “un viaje largo en un barco pequeño”, y sospechan que la espera puede ser larga al conocer la última misión del Aquarius, que en junio tuvo que desembarcar a 629 inmigrantes en el puerto español de Valencia (este) tras días a la espera en alta mar por la negativa de Italia y Malta. “Saben que es una situación política complicada y son conscientes de que la espera puede ser larga”, reconoció Beversluis.

MSF se puso en contacto con las autoridades de Malta e Italia y ninguna de ellas se ha prestado a concederles un puerto seguro al cual trasladar a todas estas personas. Y es que ambos países sólo acogen a los inmigrantes rescatados por sus embarcaciones de control marítimo.

La Valeta anunció que en la madrugada de ayer sus Fuerzas Armadas interceptaron una lancha neumática con 114 inmigrantes a punto de hundirse a 98 kilómetros al sur de Malta y que todos los ocupantes fueron rescatados.¡

“¡Pueden irse a donde quieran, pero no a Italia! STOP traficantes de seres humanos y cómplices”

Matteo Salvini

Ministro del Interior de Italia

En Italia, el ministro del Interior, Matteo Salvini, reiteró su postura de cerrar sus puertos a las naves de las ONG e hizo hincapié en que el barco es de un armador alemán (Jasmund Shipping), con bandera de Gibraltar y tripulación extranjera. “¡Pueden irse a donde quieran, pero no a Italia! STOP traficantes de seres humanos y cómplices”, subrayó en Twitter, reiterando así su idea de que las organizaciones humanitarias fomentan la inmigración irregular desde Libia y hacen el juego a las mafias que la gestionan.

El ministro de Infraestructuras italiano, Danilo Toninelli, opinó en la misma red social que debería ser Reino Unido el país que se ocupara de dar puerto al Aquarius, dada su bandera. “Que Reino Unido asuma su responsabilidad para la protección de los náufragos”, insistió.

También llegó una negativa desde España, el país que el pasado junio acogió a la embarcación. El gobierno español considera que “no es el puerto más seguro” al no ser “el más cercano, según lo establecido en el  derecho marítimo internacional” para el desembarco de náufragos.

  • El Dato: La Comisión Europea está en contacto con varios Estados de la Unión Europea y ofreció su “total apoyo diplomático” para resolver la situación.
Gráfico: La Razón de México

Gibraltar cierra las puertas al Aquarius

El gobierno de Gibraltar anunció ayer que iba a retirar su pabellón al Aquarius, después de haberle pedido que suspenda sus actividades de rescate, por las que no está censado en el territorio británico.

Registrado en 2009 en Gibraltar como buque oceanográfico, el Aquarius operaba desde 2016, después de haber sido fletado por SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras, “exclusivamente bajo la dirección de las autoridades italianas en las operaciones de rescate”, explica el gobierno en un comunicado.

Pero “en junio y julio de 2018, la GMA (Administración Marítima de Gibraltar) requirió al Aquarius para que suspendiera sus operaciones como embarcación dedicada al rescate y revirtiera a su estado de registro original como ‘buque oceanográfico’”, prosigue el texto.

Tras al anuncio de Gibraltar, SOS Méditerranée denunció “una diferencia artificial” que no tiene “ningún fundamento técnico”, según un comunicado enviado a AFP. “El Aquarius siempre fue reconocido apto para efectuar operaciones de rescate por la autoridades competentes”, afirma la ONG.

Compartir