Las ausencias del debate

HOY Y MAÑANA EN AMÉRICA DEL NORTE

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Hegel dice en alguna parte, que lo único que podemos aprender de la historia es que los seres humanos nunca aprendemos de la historia. El debate presidencial del domingo, cuyo tema era política exterior, parecía una oportunidad dorada para que los candidatos explicaran cómo pretenden posicionar a México en un sistema internacional convulso. No lo hicieron. Dejo aquí consideraciones mínimas de lo que se pudo haber contemplado.

En primer lugar, asombra la ausencia de China. El país más poblado del planeta, una de las economías más grandes del mundo, la súper potencia en ascenso en todos los terrenos, no mereció un planteamiento de los candidatos. ¿Cómo va a relacionarse México con el gigante asiático en el marco de lo que algunos llaman el orden mundial postamericano? En otro tema de la región, ¿qué piensan los candidatos del arreglo entre las Coreas?

En segundo lugar, la imprecisa relación con América Latina. Las oscuras elecciones venezolanas de ese mismo día no recibieron mayor atención de los candidatos.  El reciente cambio de dirigencia en Cuba, tampoco. La frontera centroamericana se mencionó superficialmente.

En tercera instancia, el crecimiento del racismo en la Unión Europea. En su perspectiva, ¿el Brexit significa algo para México? ¿Algún comentario sobre el ascenso de la extrema derecha en Hungría, Austria y Polonia? ¿Qué opinión les merece el acercamiento reciente del presidente francés con Donald Trump? Los nuevos populismos islamofóbicos en el viejo continente, ¿tienen alguna implicación para los mexicanos y el debate internacional sobre migración?

Cuarto lugar: Oriente Medio. ¿Alguien tiene el valor de pronunciarse sobre lo que está pasando entre Israel y Palestina? ¿Qué consecuencias tendría sobre ese conflicto la ruptura del acuerdo nuclear iraní propiciada por Donald Trump?

Quinto y muy significativo apartado: América del Norte. Después de la dramática experiencia presidencial de Donald Trump, ¿no haría falta una estrategia permanente de proximidad con Canadá? ¿En qué consistiría? ¿Qué previsiones tomará México en caso de que Trump no sea una excepción, sino el inicio de una tendencia antimexicana de largo plazo en la política exterior estadounidense? Por razones geográficas, es una propuesta demagógica casi irrealizable eso de cambiar masivamente el destino de nuestras exportaciones, pero ¿qué tipo de alianzas se pueden establecer con otros actores públicos estadounidenses, aparte de la Presidencia y el Congreso?

¿Y el calentamiento global? ¿La protección de datos frente a gigantes de Internet como Facebook? ¿La renovada belicosidad rusa? ¿Los fundamentalismos terroristas? ¿África seguirá siendo inexistente para México? Durante años, se dijo de nuestro país “candil de la calle, oscuridad de su casa.” A juzgar por el debate, quien quiera que sea el próximo presidente, lidiará con la ausencia de luz, en casa y en la calle.

Raudel Ávila
Raudel Ávila

Latest posts by Raudel Ávila (see all)

Compartir