Las Claves

Agrupación sonera originaria de Santiago de Cuba fundada en 1995 por el tresero Fernando Dewar. Con nueve álbumes de exploración en la sonoridad del son oriental como rúbrica, en 2010 y 2013 logra nominaciones al Grammy Latino por Oye mi son santiaguero y Vamos pa’ la fiesta, respectivamente. En 2015 se alza con el Premio Grammy Latino en la categoría Mejor Álbum Tropical Tradicional por Tributo a Los Compadres. No quiero llanto. Heredero de Ignacio Piñeiro y Arsenio Rodríguez, El Septeto Santiaguero es el más importante ensamble de son en la música popular cubana contemporánea.

Aparece Raíz, nueva propuesta del Septeto Santiaguero comandado por Dewar (tres, coros) e integrado por Inocencio Chencho Heredia (voz), Giraldo El Flaco Bravo (voz, güiro), Rudens Chiquitín Matos (voz, guitarra), Dairon Robert (baby bass & contrabajo), Gabriel La historia Montero (congas, pailas, cajón), Alberto Castellano (bongó, campanas), Alain Dragoní (trompeta, flugelhorn) y Alden González (percusiones, coros). Invitados de lujo: Rubén Blades, Charlie Aponte, Alejandro Almenares, Alfredo de la Fe, Arturo O’Farril, Nicholas Payton, Pedro Speck y Orfeón de Santiago, entre otros destacados instrumentistas y cantantes.

Catorce pistas y dos bonus tracks en un itinerario por el son, el bolero, el changüí/clave y la guaracha: el bembé inicia con Arsenio Rodríguez / “No he visto a Caridad”, clásico de suculentas conjunciones rítmicas, complementado por “Cristinita” (Pepe Sánchez), “La fiesta no es para feo” (W. Guevara), “La meneadera” (I. Piñeiro), “La canción de la trova” (S. Rodríguez)… Destacan los arreglos del songo “Si tú te vas” (Van Van / Formell) —violín charanguero de Alfredo de La Fe y flauta vanvanera de Rubén Leliebre—, “Ya se va aquella edad” (Pablo Milanés) —solo del trompetista de jazz Nicholas Payton—, “Cuando canta el cornetín” (Mercerón)
—participación del pianista Arturo O’Farril, director de Afro Latin Jazz Orchestra—, “Lágrimas negras” (Matamoros) —voz del salsero panameño Rubén Blades en diálogo con Medoro Madera— y “La rumba está buena / Changüí clave”, del guantanamero Elio Revé, con
incorporación de tambores batá (okónkolo, Iyá, itótele) y chekeré— y el popurrí de temas célebres del sonero Adalberto Álvarez: “Mosaico # 1 (“El son de Adalberto / Tal vez vuelva a llamarme / Pura imagen”).

Cuidadosa mezcla en el logro de una sonoridad por las rutas del conjunto clásico sonero (Arsenio Rodríguez, Félix Chapottín…) y la charanga (Aragón, Neno González, Original de Manzanillo, Pancho El Bravo…) siempre en los ejes de la fonología del septeto sonero tradicional (Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, Septeto Habanero, Septeto Típico Oriental, Eliades Ochoa / Cuarteto Patria, Sonero de San Luis…). Apelación a instrumentos musicales múltiples: clarinete, flauta, sax (alto, tenor, barítono), oboe, violín, viola, chelo…: “Septeto” abierto a todas las “fonéticas” que fortalezcan su prosodia. Son santiaguero que se nutre de variantes instrumentales en “atrevida” concepción orquestal. Loable producción discográfica de Fernando Dewar, Geovanis Alcántaras y Alden González. Raíz: ¿quién dijo que el son se fue de Cuba?

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró

Latest posts by Carlos Olivares Baró (see all)