Las Claves

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Cántico: Canción, salmodia, copla, tonada, balada, serenata, romanza, arrullo, coral. / Himno: música de festividad, expresión de júbilo. “He querido en Anthem for a New Day cantarle, mediante mi piano y en armonías jazzísticas, a la dicha de amanecer. Creo en el jazz como música de celebración”, afirmó la pianista y compositora de Texas, Helen Sung. Activa desde 1997, es licenciada de piano y violín por la Universidad de Texas en Austin, y diplomada de Thelonious Monk Institute of Jazz. Helen Sung considera el jazz como un pretexto para aclamar el acto de estar vivo: “Cuando interpreto un tema, no importa su tonalidad, me propongo exaltar la belleza misma de la composición con la propuesta de que, tanto el público, mis músicos y yo, estamos ante un milagro: la música”. Liturgia instrumental de síncopas ascendentes/descendentes con la mirada de Dios como testigo. ¡Aleluya!, el jazz: copla y salmo para la vida.

Anthem for a New Day: Helen Sung (piano), Seamus Blake, sax tenor & soprano; Ingrid Jensen, trompeta; Reuben Rogers, contrabajo; Obed Calvaire,
batería; Samuel Torres, percusiones; John Ellis, clarinete bajo. Invitados especiales: Paquito D’Rivera, clarinete; Regina Carter, violín. Compositores: Helen Sung, Chick Corea, Duke Ellington, Jay Livingston/Ray Evans, Thelonious Monk y Stanley Cowell.

La gala inicia con “Brother Thelonious” (Sung). Sugerente tributo a Monk estructurado en forma merodeante (rondó): introito de batería y bajo en tenues diálogos con el piano; trompeta dueña del motivo melódico en clara enunciación de bebop; walking bass adyacente a las recitaciones del sax: ingreso al silencio que a su vez permite la entrada del piano con clústeres monkianos y discurso yuxtapuesto de contrabajo y batería; regreso al primer tiempo: remate sobrio del piano.

“Armando Rhumba” (Corea). Bombo en clave cubana y piano en tentativo planteamiento melódico que el clarinete sustrae para empalmarse sobre la euritmia flamenca de las percusiones. D’Rivera desafía al piano, dialoga con las percusiones en el logro de una atmósfera juguetona en que lo hispano se cruza con lo afrocubano. “Hidden” (Sung): imaginativo diálogo de contrabajo y piano: el violín se columpia en acentuación clásica sobre las variaciones armónicas.

Ellington: “It Don’t Mean a Thing (If it Ain’t Got That Swing)”: dominio del swing en clústeres powellianos. “Hope Springs Eternally”, “Anthem For A New Day” y “Chaos Theory” —tres composiciones de Sung—: exposición del imaginativo universo melódico/armónico de la pianista de Texas (sublimes motivos melódicos de “Hope Springs Eternally” subrayados por el saxofón y el piano; suculenta prosodia hardbop en “Anthem for…”). “Never Let me Go” (Livingston/Evans): violín en diseños románticos de compasiva oratoria. “Equipoise”: esplendorosa versión (piano, contrabajo) de la famosa composición del pianista Stanley Cowell. “Epistrophy” (Monk): uno de los temas cardinales del pianista de Carolina del Norte: prólogo de batería y brass; contrabajo renaciendo del silencio, sección brass ascendente, piano en endiablado swing y saxo tenor en solo magistral. Anthem For A New Day: el jazz en todas sus ostentaciones. Irrefutable obra maestra.

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró

Latest posts by Carlos Olivares Baró (see all)