“No le saques… sí le saco… pues se acabó este cantar…”

SOBRE LA MARCHA

Para el INE las campañas comienzan en marzo. Para México las campañas avanzan, batallas campales, virales que hasta para coplas dan. Miguel Ángel Yunes, gobernador de Veracruz, emplazó a Andrés Manuel López Obrador a debatir, le advirtió que demostrará (hasta el cierre de esta columna no lo había hecho) que el hoy preso e impresentable Javier Duarte financió a AMLO.

Con exquisitez intelectual, Yunes le pidió a AMLO no sacarle, no ser rajón y dejar de pedirle a Javidú que interceda por él. Es que el otrora góber veracruzano envió una carta a Ciro Gómez Leyva para deslindarse del duelo ajeno, afirmando que (si con su prestigio puede hacer algo semejante) nunca financió a AMLO o a su Morena.

Andrés Manuel López Obrador ya aclaró que no debatirá con Yunes y su reloj de seis millones de pesos, por miedo a perder su carterita. Eso dijo.

Si bien la andanada de bravatas tropicales inició con el apunte de AMLO de que Veracruz sigue tan mal con Yunes Linares como con Duarte de Ochoa, el nuevo episodio bélico le funciona a Ricardo Anaya para provocar y gastar algo el escudo del moreno mayor.

Primer desembarco desde Chihuahua con el presunto complot financiero (hasta el cierre de esta columna tampoco demostrado), por parte de la SHCP en contra de aquel estado por denunciar y perseguir al otro Duarte, prófugo todavía, y de paso implicar al actual y a los anteriores titulares de Hacienda.

Anaya, más Corral, más Yunes, en contra de Peña Nieto, Videgaray, Meade, PRI, AMLO y Morena. López Obrador se defiende a sí mismo, aún no echa mano de tropas. Meade estima que el trío Nuño, Ochoa Reza y Lozano, su guardia pretoriana, sea el que le entre al zipizape.

Mientras el INE se prepara para el inicio de una histórica contienda llena de nobles ideas y grandes propuestas, la arena se llena de bote a bote, la gente loca de la emoción, en el ring luchan ya algunos ídolos de la afición.

El valor de su firma. Nada tan valioso como la palabra. La firma autógrafa de cada ciudadano representa el empeño de su acto, cualquiera que sea, de manera formal. Por eso la firma vale. A veces vale cien pesos, a veces tres, depende de quién la venda y quién la compre.

La Comisión de Prerrogativas del INE admite que analiza la validez de los apoyos recabados por aquellos que buscan ser candidatos a diputados, munícipes, senadores o presidente, no sólo la autenticidad cotejada contra la credencial de elector y su exclusiva cuando de postulaciones para el mismo cargo se trate, sino por la manera en que tal apoyo se obtuvo. O compró.

Mal va la cosa cuando esos ciudadanos, algunos apenas ayer militantes de partidos políticos, recurren a la compra de copias de credenciales expedidas por el INE. Y pensar que hace años nos escandalizamos cuando la base del Padrón Electoral se vendía en Tepito.

Se sabe de traficantes de copias obtenidas sin conocimiento del titular, ¿le piden su INE para entrar a un edificio o fraccionamiento?, ¿sabe lo que ocurre tras estantes de una papelería cuando pide una copia de su identificación oficial?, ¿le consta que en el banco, agencia o empresa sólo toman la copia necesaria para su trámite?
Ahora el INE debe averiguar de dónde sacan padrones y credenciales quienes las ofrecen al mejor postor. La autoridad electoral advierte que no sólo serán restadas esas firmas, sino que se invalidarán las candidaturas de aquellos que dicen que harán cosas mejores que los políticos de siempre.

AMSDA. La Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA) será presidida por Rodrigo Riestra Piña, secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial de Puebla.
Con 10 años de experiencia en el sector público, todos en el ámbito agropecuario, asume el reto de incrementar la productividad y competitividad del campo nacional, con el compromiso de trabajar por el federalismo y empoderar a las entidades federativas en la materia.

Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

Chilango desde 1964, comunicólogo con aspiraciones periodísticas. Formado en la radio informativa, madurado en la televisión y feliz en la prensa impresa. Disfruto el reto de las redes sociales y los nuevos formatos multiplataforma. Nada me deja de asombrar, nada doy por sentado. La compleja realidad, simplifica la vocación que no claudica. Gracias siempre por leer.
Carlos Urdiales