• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El diputado Leonel Luna (izq.), José Ramón Amieva y Tania Müller, ayer. Foto: Especial

El presidente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Leonel Luna, pidió al Gobierno de la Ciudad de México y a organizaciones civiles su intervención para evitar que el Campo Militar 1-F sea urbanizado con desarrollos inmobiliarios y así preservar el área natural que existe en la delegación Álvaro Obregón.

Gráfico: La Razón de México

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el diputado local del PRD hizo un llamado al Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, y a la secretaría del Medio Ambiente (Sedema) local, Tanya Müller, para defender la zona, ubicada en la avenida Vasco de Quiroga.

“No debemos de permitir de ninguna manera que desaparezca, por eso solicitamos al Jefe de Gobierno y a la Sedema para que intervengan y no se consolide un proyecto de desarrollo urbano en esta zona de la ciudad; es un pulmón para la CDMX que no debe desparecer”, sostuvo.

El presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF comentó que el gobierno central inició una política integral de limpieza en las barrancas y presas en el poniente de esta capital, por lo que hace unos días fue posible retirar 2 mil 500 toneladas en una de éstas.

En consecuencia, reconoció a la Sedema su trabajo por evitar el crecimiento de la mancha urbana, pero consideró necesaria “una política pública muy precisa donde participemos todos en el rescate de las barrancas y presas”.

Dijo que solicitó al Gobierno federal que consolide una propuesta para la conservación de las barrancas en la Ciudad de México, sobre todo en delegaciones como Magdalena Contreras, Cuajimalpa, Álvaro Obregón, Tlalpan, entre otras más.

Ésta no es la primera vez que desde la ALDF se pide la intervención de las autoridades para impedir la urbanización del Campo Militar 1-F. A principios de abril, el órgano legislativo solicitó establecer una mesa de trabajo para conocer el proyecto a realizar en esta zona.

  • El Dato: A finales de enero, el gobierno federal autorizó, mediante decreto, la venta del predio de 125 hectáreas de la Sedema debido a que ya no le es de utilidad.

Además, el pasado 5 de abril exhortó a la Secretaría de Gobierno capitalina a que convocara a una reunión de trabajo a fin de transparentar el destino del mega predio desincorporado del Campo Militar 1-F, colindante con el Bosque de Chapultepec.

am