• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Una mujer llora tras el sepelio de su hijo, un estudiante asesinado por las fuerzas de seguridad de Ortega, el sábado. Foto: AP
Una mujer llora tras el sepelio de su hijo, un estudiante asesinado por las fuerzas de seguridad de Ortega, el sábado. Foto: AP

La ONU acusó ayer a las autoridades de Nicaragua de graves violaciones a los derechos humanos y manifestó estar muy preocupada por la desaparición de dos representantes del movimiento campesino, detenidos en el aeropuerto de Managua y que debían participar en una conferencia en Estados Unidos.

“Estamos muy preocupados por el hecho de que dos defensores de derechos humanos”, Medardo Maireno, uno de los líderes del movimiento campesino, y Pedro Mena, miembro del mismo, “puedan ser víctimas de desaparición forzada”, declaró a los medios un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville, en Ginebra.

“La policía los detuvo el viernes en el aeropuerto de Managua y desde entonces, las autoridades no informaron a sus familias del lugar donde se encuentran. Pedimos a las autoridades nicaragüenses que proporcionen inmediatamente informaciones acerca de su localización”, agregó.

Nicaragua está sumida desde hace tres meses en una grave ola de violencia. Según el Alto Comisionado, esta “violencia que ha causado unos 280 muertos y mil 830 heridos ha sido ampliamente perpetrada por el Estado y por elementos armados progubernamentales”. Colville denunció, asimismo, “operaciones llamadas de limpieza”.

“La violencia es aún más horrible, puesto que los elementos armados leales al gobierno (de Nicaragua) están operando con el apoyo expreso o tácito, y en coordinación con la Policía y otras autoridades estatales”

Rupert Colville

Portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los DH

Desde el 26 de junio, varios representantes del Alto Comisionado de la ONU fueron enviados a Nicaragua, con el acuerdo de las autoridades, para evaluar la situación. “El personal del Alto Comisionado en el terreno señala que se cometió una amplia sucesión de violaciones de los derechos humanos, incluyendo ejecuciones extrajudiciales, casos de tortura y detenciones arbitrarias”, lamentó Colville.

Ayer, la ONU tuvo acceso por primera vez para ver a varios detenidos en la cárcel de la Modelo, pero el Alto Comisionado pidió también tener acceso a la cárcel del Chipote, precisó el portavoz.

Indicó, asimismo, que la ONU denuncia la nueva ley antiterrorista, aprobada el lunes por el Parlamento de Nicaragua, ya que su “formulación es muy imprecisa”, pues considera un terrorista como “alguien que causa muertos o heridos o destruye infraestructuras públicas o privadas para intentar intimidar a la población y perturbar el orden constitucional” y puede “considerar así a una persona que sólo ejerce su derecho a protestar”.

  • El Dato: Naciones Unidas denunció la serie de violaciones a los DH de los nicaragüenses por la represión de grupos paramilitares del gobierno.