• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Al Baghdadi da un sermón en una mezquita en Irak, en julio de 2014. Foto: Archivo AP

Un alto responsable del ministerio del Interior iraquí afirmó que el líder del grupo yihadista Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, está vivo y es tratado en un hospital de campaña en Siria, tras resultar herido en un bombardeo.

“Tenemos informaciones incuestionables y documentos en el seno de la organización terrorista, según los cuales Al Baghdadi sigue vivo y se esconde en Yazire”, declaró el director general de Inteligencia y Contraterrorismo, Abu Ali al Basri, citado este lunes por el diario gubernamental As Sabah.

El EI aún sigue presente en esa región del noreste de Siria, una gran planicie desértica cerca de la frontera con Irak.

Según el responsable iraquí, el líder yihadista “está herido, padece diabetes y fracturas en el cuerpo y las piernas, que le impiden caminar sin ayuda”. Estas heridas “habrían sido provocadas por bombardeos aéreos contra feudos del Estado Islámico en Irak”.

El 16 de junio Rusia aseguró que probablemente lo habría matado en un bombardeo de su aviación cerca de Raqqa, en Siria, aunque afirmó seguir investigando si estaba realmente muerto.

El 1 de septiembre, un alto responsable estadounidense manifestó que el jefe del grupo yihadista seguía vivo y que se escondía posiblemente en el valle del Éufrates, en el este de Siria.

El verdadero nombre de Abu Bakr al Baghdadi es Ibrahim bin Awad bin Ibrahim al Badri al Radawi al Husseini al Samarra’i y se cree que nació en 1971 en una familia de predicadores en la ciudad de Samarra, en Bagdad.

Antes de unirse a Al Qaeda, era un erudito religioso tímido, tranquilo y muy educado, además de un talentoso jugador de futbol. No obstante, sus convicciones se volvieron cada vez más extremistas.