• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Messi en un tiro de larga distancia, ayer en el Camp Nou. Foto: AP

El Barcelona se sirvió con la cuchara grande ayer, ante el recién ascendido Huesca. El argentino Lionel Messi, historia aparte, se sirvió de un doblete y dos pases a gol, con lo que el jugador de 31 años de edad se convirtió, con 387 conquistas, en el argentino más goleador en la historia de los torneos de Primera División del mundo, dejando a Carlos Bianchi dos escalones abajo, con 385 en su paso por Vélez y el futbol francés.

  • El dato: Por primera vez en su historia, el Huesca ascendió tras vencer, en mayo de 2018, al CD Lugo por 0-2, como visitante.

Además, el rosarino, con su gol ante el equipo oscense, ha marcado a 37 equipos del futbol español, superando de este modo a Raúl y Aduriz, quienes se quedan con 35, y situándose como el que a más clubes le ha anotado de toda la historia del balompié ibérico.

Con su resultado, el Barça le arrebató al Real Madrid el liderato de la liga gracias a la diferencia de goles; aunque hay que decirlo, en un inicio el Huesca asustó con el gol de Cucho Hernández en su primer remate a puerta.

“Cuando Messi se retire, que espero que sea dentro de mucho, puede dejar ahí el ‘10’ y que nadie lo vuelva a tocar”, dijo el astro brasileño Ronaldinho, en una entrevista; y no es para menos, pues el argentino ayer mismo dejó en claro su liderazgo.

El Huesca, que en diciembre de 2014 ya se había llevado un 8-1 del Camp Nou, en la Copa del Rey, sufrió nuevamente la ira culé. Ayer, Gerard Piqué y Samuel Umtiti sencillamente fueron de paseo e incluso se vieron carentes de recursos, más durante los primeros minutos, y fue gracias al gran juego ofensivo de los catalanes que los errores defensivos fueron opacos.

El Barcelona empató apenas traspasado el cuarto de hora, en un pase de Rakitic a Leo que se definió con un durísimo disparo cruzado, con la derecha y desde el lado diestro del área; ocho minutos más tarde llegó la voltereta, cuando Jordi Alba alcanzó la línea de fondo para centrar y encontrarse con la ayuda involuntaria de Jorge Pulido, quien marcó en propia puerta.

Luego llegó el charrúa Luis Suárez, quien sumaba 419 minutos sin marcar, empujando a placer una magnífica asistencia del propio Alba, quien respondió de manera contundente a Luis Enrique, mostrando que sigue siendo, a pesar de todo, el lateral zurdo por antonomasia del balompié español; antes del descanso, Álex Gallar puso el 3-2.

Para el complemento, Dembélé, con un excelente disparo cruzado, y Rakitic, con una volea sensacional, llevaron al marcador 5-2 en apenas siete minutos de juego. Luego, otra vez Messi a pase de Coutinho y a casi 10 minutos del final, redondeó su exhibición Jordi Alba.

Se cerró la tarde, en tiempo añadido, con un penalti sufrido por Suárez y que el propio uruguayo ejecutó de gran forma para el 8-2 definitivo. Una goleada bestial para un Barça que respondió al Real Madrid con una indiscutible contundencia.

“Es el mejor de la historia dentro del club, durante todos estos años ha hecho lo que nadie ha hecho y es el mejor. Ojalá siga así 20 años más. Para todos los que amamos el futbol, nos gustaría tenerle muchos años más a este nivel”, dijo también Dinho y Messi sí que supo responder, pues ha convertido 4 goles en 3 partidos en la presente edición de la Liga. Lidera la tabla de Pichichis, junto al francés Karim Benzema, del Madrid. Para esta campaña, Lioya no tendrá la competencia directa de Cristiano, quien ahora milita en la Juventus de Italia.

Compartir