Llegan con armas a acto de AMLO

BAJO SOSPECHA

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El jueves pasado, en medio de todo lo previo al debate y con la renuncia de Margarita Zavala, pasó casi desapercibido el hecho de que a un mitin de Andrés Manuel López Obrador en San Marcos, localidad de la Costa Chica de Guerrero, intentaba llegar un grupo de más de 30 personas armadas exigiendo el acceso.

Fue detenido sobre la carretera federal Tlapa-Chilpancingo, a la altura del crucero que conecta la cabecera de Chilapa con el poblado de Atzacoaloya, donde se encontraba un retén militar.

Esto provocó un enfrentamiento entre Fuerzas Federales, locales y la gente de Nestora Salgado, quien encabezaba este grupo armado.

Sí, Nestora Salgado, exlíder de la policía comunitaria de Olinalá, acusada de haber perpetrado decenas de secuestros, detenida y liberada dos años después, no por su inocencia, sino porque su defensa alegó fallas al debido proceso y un juez la puso en libertad. La misma Nestora quien hoy encabeza la lista de candidatos a senadores por Morena.

Cuando los militares y agentes estatales impidieron el paso de los vehículos debido a que los guardias comunitarios “no pueden transitar armados” sobre carreteras federales, Nestora encaró a los soldados y les recriminó que su detención era injusta, al tiempo que le decía a un elemento castrense que grababa la revisión: “Hacemos desmadre. ¿Quieren desmadre?”.

Finalmente la dejaron seguir al acto y la policía estatal la escoltó hacia el municipio de San Marcos. Ella ya tenía además cinco elementos de seguridad que le fueron asignados por el Insatituto Nacional Electoral.

El hecho de que personas de autodefensas circulen por las carreteras armadas, y lo hagan libremente al lado de Nestora, confirma que grupos armados siguen respondiendo a su mando.

Nestora hace lo que le da la gana y es que además las Fuerzas Federales, para no ser acusadas de represoras y menos en esta coyuntura electoral, le permiten hacerlo.

¿Se imagina usted el riesgo para un candidato y para la gente que lo acompaña que haya gente armada en su acto? ¿El peligro que corren los turistas al tener a estos grupos circulando armados por la carretera?

Mientras todo esto pasaba, el discurso de Andrés Manuel decía que se comprometía a “serenar” al estado a través del combate a la pobreza y aseguraba: “Nunca daré la orden de reprimir al pueblo de México. Soldados y marinos me van a ayudar; voy a estar hablando constantemente con ellos para llegar a la paz sin el uso de la violencia”.

Cuando Nestora fue liberada, la CNDH ya había documentado torturas, abusos y violaciones a los derechos humanos cometidos por la policía de Olinalá contra los detenidos. Pero además fue puesta en libertad a pesar de que la Fiscalía de Guerrero sostiene que todavía hay dos causas penales abiertas por el delito de secuestro en su contra.

Ahora Nestora Salgado amenaza con demandar a José Antonio Meade, pues dice que la difamó en el debate y que ha expuesto la seguridad de su hija a raíz de la acusación.

No nos engañemos, la posición de Nestora Salgado en el Senado es la cuota que Morena le da al Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), que es una ruptura del Ejército Popular Revolucionario (EPR) mexicano, mayoritariamente compuesto por el comité estatal de Guerrero del PDPR-EPR.

Es la cuota que se le da a la guerrilla porque ésta en el país representa aproximadamente un millón de votos en las elecciones presidenciales.

Y hoy Nestora puede llegar acompañada de más de 30 personas armadas a un acto público, en esta ocasión de la campaña de AMLO, y se le permite. Todo sea por la clientela electoral.

Exhibe su fuerza

Nestora Salgado, quien  estuvo fuera de su tierra, Olinalá, Guerrero, regresó el martes de la semana pasada, ya como candidata de Morena al Senado. En su arribo fue resguardada por policías comunitarios.

La excomandanta, quien estuvo presa tres años acusada del delito de secuestro y después se exilió en Estados Unidos, aseguró: “no vine a hacer campaña, no vine a dividir a mi pueblo, vine a que nos organicemos y defendamos nuestros derechos”.

Dos días después la aspirante a la Cámara Alta se trasladó a un mitin de Andrés Manuel López Obrador rodeada por gente armada de los comunitarios.

Salgado respondió ayer en su cuenta de Twitter a la acusación que hizo el domingo pasado en el debate José Antonio Meade sobre sus procesos: “La difamación es un delito”, escribió.

Sin embargo, también ayer Isabel Miranda de Wallace, activista y presidenta de la organización Alto al Secuestro, hizo notar que la candidata plurinominal al Senado aún cuenta con procesos penales abiertos por el delito de secuestro, no como dice la excomandanta, que está libre de cargos.

Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Soy reportera, conductora, columnista, entrevistadora y documentalista

Todos los días escribo mi columna en el Diario La Razón.

Y todas las noches desde hace 9 años transmitimos a través de ADN 40 , junto con Jorge Fernández Menéndez,Todo Personal. Un programa de periodismo de investigación, analizando a profundidad los temas de coyuntura.

He realizado más de 150 entrevistas sobre trayectoria y coyuntura a los personajes más destacados de la política, cultura y espectáculo.

Escribo para la revista de seguridad del Diario Excélsior,Código Topo,y soy co autora de dos libros: Justicia Inútil y la Élite y la Raza.

Mi próximo libro Muy Personal está ya por publicarse.
Bibiana Belsasso

Latest posts by Bibiana Belsasso (see all)

Compartir