Los Clemson Tigers ganan su primer campeonato en 35 años

Un año después de que perdieran por escaso margen el partido por el campeonato nacional del futbol colegial de Estados Unidos, la Universidad de Clemson tuvo su revancha ayer.

Los Tigers le propinaron su primera derrota al Crimson Tide de Alabama, que llegó al encuentro con una cadena de 26 juegos ganados de manera consecutiva, en un emocionante partido que concluyó con marcador de 35-31 a favor de Clemson, que se definió en los últimos segundos, y que no concluyó sin un par de volteretas en los minutos finales.

Es el segundo campeonato nacional que gana Clemson en su historia, siendo el otro el que obtuvieron en 1981. Los Tigers apenas gozaron de su primera ventaja en el partido cuando le restaban 4:38 al reloj.

En 2015 el Crimson Tide superó 45-40 a Clemson en el partido por el campeonato nacional de la temporada anterior.

Uno de los finalistas para ganar el Trofeo Heisman, el quarterback, Deshaun Watson, tuvo una actuación histórica en la final del año pasado, concluyó este encuentro al completar 36 de 56 envíos para 420 yardas por pase y tres envíos de touchdown, pero ni eso bastó para conseguir el título. Un año después, aguardó, y tuvo su revancha.

Un pase de dos yardas de Watson a su receptor predilecto, Hunter Renfrow, rolando hacia el lado derecho del campo, dejando apenas un segundo, le dio a Clemson el improbable triunfo, al superar al mejor equipo del futbol colegial estadounidense y el que, desde que se llevan las clasificaciones por votación, más campeonatos acapara en sus vitrinas.

Renfrow capturó dos de esos envíos a la zona final y Clemson se repuso a una desventaja de 14-0 para iniciar el encuentro, dando al traste con la racha de 26 ganados seguidos de Nick Saban y su Alabama.