• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El poeta, al término de la entrevista con este diario. Foto: Carlos Olivares Baró.

Daniel Saldaña París es poeta y narrador. Becario del Programa de Jóvenes Creadores del FONCA. Nombrado por el Hay Festival Bogotá-2017 como uno de los escritores menores de 40 años de edad más promisorios de America Latina, ocupa un lugar destacado en el panorama de la actual literatura mexicana.

Forma parte del catálogo Bogotá 39. Nuevas voces de ficción latinoamericas, además de ser el autor del poemario La máquina autobiográfica (2012) y de la novela En medio de extrañas víctimas (2013). Acaba de aparecer El nervio principal, segunda incursión novelística de Saldaña París, la cual ha tenido muy buena recepción por parte de los lectores y de la crítica.

Fábula en que un hombre de 33 años de edad, tendido en una cama y enclaustrado en su habitación, pretende relatar su existencia desde la escritura. Desanudar las cuerdas de un pasado marcado por la ausencia de la madre, una hermana adolescente y un padre insensible y distante. Infancia recuperada y trances (ascensiones) de una vida a través de los mecanismos de la novela de iniciación (formación, aprendizaje…: Bildungsroman).  

“El recuerdo hace que la realidad sea más frágil de lo que es. Recordamos pizcas, partículas, para, desde la invención de la memoria, explicarnos: develar lo que somos. Esta novela, en que un individuo acomete la tarea de recomponer su vida con el recurso de la escritura, no es más que la muestra de la obsesión de pretender recuperar lo acaecido, el pasado, y sopesarlo con el presente”, expuso Saldaña París en entrevista con La Razón

¿Relato autobiográfico? No. Lo único que tiene que ver conmigo es la colonia Educación, donde crecí: lo demás es ficción.

¿Ficción estructurada en recuerdos que son también ficción? Es interesante la relación entre vida y ficción. Exagero recuerdos; hay aquí una infidelidad: yo sólo intenté encontrar el registro exacto de una voz que pretende desnudarse a través de episodios clave de una infancia marcada por el abandono de una madre que un día se va y deja a dos hijos al cuidado de un padre de indisposición absoluta.  Por supuesto, he aquí una dicotomía: la vida (ficción) rescatada por la ficción (escritura).

¿Por qué optó por la tercera persona narrativa? Desde un principio supe que la tercera persona era la estrategia narrativa adecuada. No quise detenerme en elementos subjetivos de la primera persona. Me interesa la tensión que propicia el narrador omnisciente: quería tomar distancia con el protagonista.

¿Presencia de Retrato del artista adolescente, de Joyce? Libro que leí hace años y que me marcó; pero, mi personaje no está signado en sentido joyciano.

¿Prosa elegante, de insinuantes improntas poéticas,  que edifica una mirada entrañable sobre un niño distante y, asimismo, centro de los gestos del narrador? He procurado que la prosa no se empañe de un lirismo que entorpezca lo narrativo. El protagonista fue ese niño; pero, ahora no lo es. Hay una inquietud en él: un temor, tal vez, por descubrir las certezas de su pasado.

¿Con cuáles autores mexicanos se siente cercano? No lo sé. Pero, afirmo que la literatura escrita por mujeres mexicanas ha revitalizado a la literatura hispánica. Me siento cercano a ellas.

Ficha

El nervio principal

Autor: Daniel Saldaña París

Género: Novela

Editorial: Sexto Piso, 2018

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró