• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Lula saluda a seguidores antes de ser arrestado, en abril. Foto: AP

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva criticó la “farsa judicial” de la que se dice víctima tras ser encarcelado por “corrupción” y exigió una elección presidencial “democrática” en una misiva publicada ayer en el diario Le Monde.

“Como presidente, he defendido por todos los medios la lucha contra la corrupción y no acepto que se me impute este tipo de crimen mediante una farsa judicial”, escribe Lula, condenado a 12 años y un mes por corrupción.

El expresidente está encarcelado desde principios de abril, lo que le impide poder volverse a presentar a la elección presidencial en los comicios de octubre.

Gráfico: La Razón de México

Estas elecciones “sólo serán democráticas si todas las fuerzas políticas pueden participar de forma justa y libre”, asegura Lula, que presenta su candidatura como “una propuesta para que Brasil recupere el camino de la inclusión social, del diálogo democrático, de la soberanía nacional y del crecimiento económico para construir un país más justo y solidario”.

“Soy candidato (…) porque sé que puedo hacer que el país retome la vía de la democracia y del desarrollo para nuestro pueblo”, afirma en esta larga tribuna, que suena como un discurso de campaña.

“Soy candidato para devolver a los pobres y a los excluidos su dignidad, para garantizar sus derechos y darles la esperanza de una vida mejor” añade Lula, quien afirma que “lidera, por amplio margen, las encuestas sobre intención de voto en Brasil”.

“En los ocho años en los que goberné el país (2003 a 2010), hemos sacado de la extrema miseria a 36 millones de personas. Nuestro país conoció un prestigio internacional excepcional”, asegura.

Hoy, “tras el golpe de Estado parlamentario, que ha abierto la vía a un programa neoliberal”, la tasa de desempleo llegó a 13.1 por ciento, contra 4.7 por ciento en diciembre de 2014.

“La pobreza ha aumentado, el hambre acecha y las puertas de las universidades vuelven a cerrarse para los hijos de la clase obrera (…)”, y Brasil, “se ha convertido en un paria de la política extranjera”.

Los especialistas en Derecho Electoral con los que ha hablado BBC Brasil aseguran que será el juez encargado de la situación carcelaria de Lula el que decida si le deja salir de prisión durante unas horas para que haga campaña. O también podría permitir la entrada de un equipo audiovisual al penal.