• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Instalaciones del Instituto Nacional de Rehabilitación. Foto: Cuartoscuro

Los casi nueve mil millones de pesos que integrantes del Movimiento Resistencia Civil en Tabasco adeudan de luz desde 1995, equivalen a abastecer de energía eléctrica durante diez años a 75 hospitales como el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), y que, según la promesa de campaña del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no pagarían al llegar a la Presidencia.

  • El dato: Previo a recibir su constancia como Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador confirmó que Manuel Bartlett encabezará la CFE.

En sus 100 mil metros cuadrados alberga 11 edificios que ofrece servicios como: hospitalizaciones, terapias, consulta externa, tomografías, rayos X, laboratorio, medicina nuclear e Investigación.

De acuerdo con un Diagnóstico Energético de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, el INR gasta 476 mil 665 kwh al mes, es decir, casi un millón de pesos, basado en la tarifa actual de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que es de 2.0485 pesos por kwh para uso industrial.

Haciendo un cálculo matemático, si dividimos el adeudo de morosos entre lo que consume el INR en una década, alcanzaría hasta para otros 75 institutos con la misma capacidad de servicios. Hasta junio pasado registraba una cartera vencida de 43 mil 320 millones de pesos por el exhorto a usuarios del país, a no pagar sus recibos de luz en la llamada Resistencia Civil, promovida por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1995 y retomada por Morena en 2015.

De esta cantidad, Tabasco concentra 20 por ciento de la deuda total con ocho mil 799 millones 113 mil 576 pesos; entidad que será beneficiada con la condonación de deuda, según el plan “Borrón y cuenta nueva” que prometió el próximo gobierno y que empezará a aplicar a partir del 1 de diciembre, cuando entre en funciones.

Uno de los críticos a la condonación de pagos es el diputado federal perredista Fernando Belaunzarán, quien insiste en que los no pagos representan un conflicto de interés, más que una solución, ya que sólo es para un grupo.

“Hay un conflicto de interés cuando la única razón para condonar una deuda es que son sus correligionarios y él los invitó a dejar de pagar; eso parece una razón facciosa y no una razón de estado. Si quisiera ayudar, debiera poner una norma general en la cual, cualquier ciudadano pueda pedir la condonación. El problema es que lo hace de manera caprichosa y facciosa, hay otros grupos y otras personas que piden el mismo trato y tienen el mismo derecho”, aseveró en entrevista con La Razón

El legislador detalló que muchas personas no están de acuerdo a las tarifas de luz y buscan acuerdos, pero en lo que se opone es que se condone el pago a usuarios que lo apoyaron durante sus manifestaciones en Tabasco. Agregó que quienes si han cumplido con sus pagos están molestos y puede provocar que dejen de pagar, lo que afectaría al erario público.

Belauzarán dijo que la condonación hubiera sido general para beneficiar a todos y no a unos cuantos, porque aparte, el dinero es del Estado y no le pertenece al Presidente: “Esos recursos son de todos, el Presidente no puede disponer a capricho y mucho menos ayudar a sus correligionarios, porque a fin de cuenta son sus allegados y eso es un uso faccioso. Si dice que sólo a los de Tabasco y a los que me apoyaron, pues está diciendo que utiliza al Estado para apoyar a los suyos y es una forma corrupta de utilizar los recursos”.

Finalmente, indicó que de seguir así, la cuarta transformación sólo nos llevará a una sociedad de hace 40 años, en la que los privilegios estaban al por mayor; “lo que sería correcto es establecer criterios generales para renegociar la deuda o para condonar, pero que sea para todos y que el denominador no sea sólo el apoyo de Andrés Manuel López Obrador.