• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Escoltas resguardan a Maduro, el sábado, en Caracas. Foto: AP

Se utilizaron tres drones en el ataque ocurrido durante el homenaje por el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, en contra de Nicolás Maduro: el primer dron explotó frente a la tarima presidencial; el segundo, “se levantó y explotó hacia el lado derecho de la tarima”, en sentido hacia la esquina Curamichate; y un tercer dispositivo se desvió y detonó en las inmediaciones de un edificio al sur de la tarima, explicaba ayer el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

Horas después, Néstor Reverol, titular del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, lo contradecía: “uno de los artefactos detonó cerca de la tarima en la que se encontraba el presidente Maduro. El otro dron perdió el control, cayó en un edificio cercano a la avenida Bolívar y detonó en el primer piso”, explicaba.

Desde el pasado sábado han llovido versiones sobre lo que ocurrió en el supuesto atentado al mandatario venezolano, pero ninguna con suficiente sustento.

Hebert García Plaza, general retirado en el exilio, indicó que podría ser una estrategia para culpar a la derecha del país y Colombia y, de esa manera, “suspender derechos a la protesta y la huelga”. “Parece una situación creada por el gobierno para martirizarse”, señaló García Plaza mediante Twitter.

Este análisis coincide con el de Estados Unidos. Tras deslindarse de los hechos, el gobierno de Donald Trump insinuó que la agresión podía provenir de las filas del chavismo.

“Puedo decir inequívocamente que no hay participación del gobierno de Estados Unidos en esto en absoluto. Podría haber muchas cosas (detrás de lo sucedido), desde un pretexto establecido por el propio régimen de Maduro a otra cosa”, declaró ayer el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, en una entrevista ofrecida a Fox News Sunday. 

Según el gobierno, en la agresión fueron utilizados drones con carga de un kilogramo de C4, cada uno. Sin embargo, el uso de este tipo de artefactos voladores está prohibido en Venezuela desde 2016, cuando la disidencia tomó las calles de Venezuela poor más de cuatro meses consecutivos.

No es la primera vez el que gobierno venezolano denuncia planes de magnicidio, sin ningún sustento.

Según la oposición, la idea es perseguir aún más a la disidencia. El régimen de Maduro presumió ayer el arresto de seis personas, supuestamente implicadas en el intento de magnicidio.

“Tenemos hasta ahora seis terroristas y sicarios detenidos, varios vehículos incautados y se han practicado varios allanamientos en hoteles de la capital de nuestro país, donde se han recabado importantísimas evidencias”, notificó el ministro de Interior, sin identificar a los reclusos.

Por otra parte, el periodista Román Camacho denunció la aprehensión de dos personas más: “Dos jóvenes fueron detenidos en el estado Barinas, presuntamente por estar vinculados con el atentado en la avenida Bolívar. Los dos detenidos fueron identificados como Brayan de Jesús Oropeza Ruiz, alias Poeta y Yanni Fabiana Pernia Coronel, alias María. Fueron trasladados por comisiones del Sebin”.

La noche del sábado, medios reportaron la detención arbitraria de periodistas que realizaban la cobertura del incidente en Caracas. “11 periodistas y trabajadores de medios arbitrariamente detenidos, unos, y golpeados o robados, otros”, informó en Twitter el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.