• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Milicias tomaron las calles de Caracas para respaldar a Maduro, ayer. Foto: AP
Milicias tomaron las calles de Caracas para respaldar a Maduro, ayer. Foto: AP

La mesa está servida. Con el supuesto atentado en contra de Nicolás Maduro, el gobierno chavista tiene la excusa perfecta para cercar aún más a la debilitada y dividida oposición venezolana. Ayer, Tarek William Saab, fiscal general designado por la chavista Asamblea Nacional Constituyente, indicó que, de acuerdo con las investigaciones hechas por los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), se determinaron los lugares donde operaron los drones que sobrevolaron en cerca del acto presidencial, con el presunto objetivo de asesinar al mandatario nacional.

La Fiscalía “va a perseguir dentro del marco de la ley a quienes conspiren”, dijo Saab, de línea oficialista y quien acompañaba al gobernante socialista en la tribuna. Denunció además que la oposición ha recurrido habitualmente a “la violencia” durante la era chavista. “Que este hecho sirva para extirpar de una vez por todas cualquier intento violento de atentar contra la paz”, advirtió Saab.

El titular del Ministerio Público reiteró que seis personas fueron arrestadas por estar presuntamente involucradas en el ataque y, aunque afirmó que los responsables están plenamente identificados, no reveló sus nombres. A las personas detenidas se le imputarán los delitos de “traición a la patria, homicidio frustrado, lesiones a funcionarios, terrorismo, asociación para delinquir y financiamiento al terrorismo”, detalló Saab.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Disdado Cabello, condenó el “magnicidio frustrado” —como lo califican oficialmente— contra el presidente de Venezuela el pasado 4 de agosto y aseguró que “el pueblo defenderá la Revolución bolivariana”.

  • El Dato: El gobierno asegura que dos drones fueron operados para atacar al presidente. Uno explotó frente a la tarima presidencial.

“La justicia tiene agarrarse los pantalones, porque todo aquel que esté señalado tiene que cumplir la pena. No puede haber más perdón. Tiene que haber justicia para que haya paz”, exclamó el también primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), en declaraciones ofrecidas frente a la movilización de miles de personas que llegaron ayer al palacio presidencial Miraflores, en apoyo al presidente venezolano.

Sobre los detenidos, Cabello indicó que aún eran interrogados. Según dijo, ya habían dado nombres de financistas y lugares donde fueron entrenados, así como dónde se adquirió el material explosivo y “quién pagó los carros y los hoteles” donde se hospedaron.

Cientos de chavistas esperaron este lunes durante horas al presidente venezolano, Nicolás Maduro, para solidarizarse tras el atentado que dijo haber sufrido. El mandatario nunca llegó.

“Alertamos que lo hasta ahora anunciado por el gobierno madurista abre la puerta a una persecución y ola de represión que puede justificar cualquier cosa”, afirmó Nicmer Evans, disidente del chavismo e integrante del Frente Amplio, una plataforma de articulación opositora.

“Es realmente inexplicable cómo sin apenas pasar dos horas del suceso ya se habían ‘procesado a los autores materiales’ de un hecho que ni siquiera ha podido ser investigado en su totalidad”

Movimiento por la Democracia y la Inclusión

En un comunicado

Inti Rodríguez, defensor de derechos humanos de la organización Provea, afirmó: “el gobierno tiene, en el supuesto atentado, la justificación necesaria para amplificar su versión del enemigo interno y externo. Verdad o mentira, Maduro ha encontrado un conveniente leitmotiv para victimizarse y para emprender una nueva ola de represión masiva”.

El activista criticó al presidente del Tribunal Supremo por juzgar sin elementos probatorios, a propósito de un mensaje del funcionario en el que escribió: “Fui testigo presente de esta abominable acción terrorista, que sólo puede nacer de mentes retorcidas, motivadas por el odio y el extremismo, con el único propósito de crear el caos y la desestabilización política del país”.

Maduro se declaró más decidido a luchar por la Revolución bolivariana y se mostró seguro de contar con el respaldo del pueblo venezolano.

¿Qué es el C4?

Dos drones cargados con un kilo de este explosivo supuestamente detonaron cerca del acto militar que presidía Maduro.

  • El C4 -del inglés composition 4 es un término que define a los explosivos “estables” es una variedad de explosivo plástico que suele utilizarse en operaciones bélicas y en tareas de demolición.
  • Los explosivos plásticos combinan productos químicos explosivos con un material aglutinante plástico que, por un lado, los cubre y protege frente a los golpes y al calor, y por otro los hace más maleables.
  • Puede adentrarse con facilidad en grietas y agujeros de edificios, puentes o equipos y otro tipo de maquinaria y sólo se activa con detonador.
  • Junto al más conocido TNT (trinitrotolueno), el C4 es uno de los los explosivos con más potencia que se conocen hoy en día. De hecho, es incluso más potente que el TNT: se estima que 1.34 más.

Caracas culpa a Bogotá de “cualquier agresión”

El gobierno de Venezuela responsabilizó a Colombia de “cualquier nueva agresión” que ocurra en el país, luego del atentado que el presidente Nicolás Maduro aseguró haber sufrido y del que acusó al saliente mandatario colombiano, Juan Manuel Santos.

“Hacemos responsable al gobierno de Colombia de cualquier nueva agresión o intento de propiciar desde su territorio o desde los espacios fronterizos cualquier provocación contra la Patria de Bolívar”, señaló la Cancillería, ayer, en un comunicado.

Para el Ejecutivo venezolano, resulta “sospechoso” que el gobierno colombiano “defienda a ultranza” al presidente Juan Manuel Santos cuando son “inocultables” sus “permanentes agresiones y provocaciones”, aun más luego de que el mandatario declarara recientemente que “veía cerca la caída de Presidente Maduro”.

El gobierno venezolano dice que Santos “ha facilitado y permitido” que en sedes de poderes públicos de Colombia se instalen “prófugos de la justicia venezolana cuyo expreso propósito es atentar contra el Estado de derecho”.

Con información de Víctor Amaya