• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Venezolanos subiendo al transporte. Foto: AP
Venezolanos subiendo al transporte. Foto: AP

En los últimos años, unos 2.3 millones de venezolanos han abandonado su país para huir de la crisis económica y social, recrudecida en lo que va del régimen de Nicolás Maduro, según reportó el vocero de las Naciones Unidas, Stephane Dujarric, con cifras actualizadas hasta junio.

Dujarric atribuyó el fenómeno, entre otros motivos, a la escasez de medicamentos básicos y suministros médicos, que “ha conllevado a un fuerte deterioro en la calidad del servicio en los hospitales”.

Los venezolanos que abandonaron su hogar (alrededor del 7 por ciento de los 32.8 millones de habitantes de Venezuela), según el reporte de la ONU, afirmaron que la razón principal de su éxodo era la falta de alimentos, escasez de medicinas, salarios bajos y la hiperinflación. Funcionarios de servicios humanitarios del organismo internacional reportaron que 1.3 millones “sufrían desnutrición”.

De acuerdo con el informe de la ONU, con 600 mil desplazados, la vecina Colombia se alza como la principal receptora del flujo migratorio venezolano, le siguen Estados Unidos, con 290 mil 224, y España, con 208 mil 333 inmigrantes.

Los países con el menor índice de recepción no son necesariamente los más lejanos; lo que refleja el esfuerzo de los venezolanos por encontrar mejores condiciones de vida. Por ejemplo, Trinidad & Tobago y Uruguay registran entre mil 700 y 6 mil inmigrantes, respectivamente, en comparación con Canadá, Portugal e Italia, que reportaron entre 18 mil 500 y 49 mil 800.

Según las cifras, Chile aparece como una opción con tendencia emergente para los venezolanos que deciden dejar su país, con más de 119 mil registros; de hecho, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ubica a este país, junto a Perú y Argentina como los sitios con mayor presencia de venezolanos en Sudamérica, sólo después de Colombia.

Gráfico: La Razón de México

Y aunque el conteo de las Naciones Unidas ofrece luces sobre la magnitud del desplazamiento, sus cálculos quedan desfasados rápidamente porque en los últimos meses el flujo no cesa; al día hay nuevos datos de decenas de miles de nuevos migrantes.

En julio, por ejemplo, el gobierno colombiano documentó el ingreso de unos 50 mil venezolanos diarios a través de sus diferentes pasos fronterizos.

EL TRÁMITE DEL ÉXODO. El desplazamiento que experimentan los ciudadanos de Venezuela enfrenta cada vez mayores obstáculos debido a la decisión de gobiernos de la región de intentar poner orden, por razones de seguridad pública y para aliviar la presión que la llegada masiva genera sobre los servicios públicos de los países receptores.

Desde el sábado pasado, Ecuador comenzó a exigir un pasaporte “válido y vigente” para los venezolanos que deseen ingresar. Quito justificó esta medida en función de que “se han identificado casos de trata y tráfico de migrantes venezolanos”.

La decisión fue flexibilizada horas después de su entrada en vigor, cuando las autoridades anunciaron que no sería aplicada a niños y adolescentes que lleguen acompañados de sus padres o tutores, quienes en cambio, sí deben presentar el documento.

La exigencia de pasaportes fue impugnada por la Defensoría del Pueblo de Ecuador, que solicitó ante los tribunales medidas cautelares para evitar la aplicación de la decisión del presidente Lenin Moreno.

La defensora ecuatoriana, Gina Benavides, indicó que esta exigencia no era legal ni constitucional y que va en contra de “principios básicos de atención humanitaria, que es lo que está viviendo Venezuela, porque en este caso hay una crisis humanitaria y la población es la que necesita protección”.

Tras tensión, Brasil reparte inmigrantes

El gobierno brasileño anunció este martes que más de mil venezolanos que permanecen en el estado fronterizo de Roraima serán distribuidos a otras ciudades del país, tras las tensiones migratorias vividas el fin de semana en la localidad de Pacaraima, cuando unos mil 200 inmigrantes abandonaro el país luego de recibir ataques de lugareños.

Viviane Esse, representante del ministerio de la Presidencia, explicó que el “proceso de interiorización” de los migrantes venezolanos iniciará a finales de agosto.

De esta manera, el millar de refugiados que se encuentran en 10 albergues habilitados por las autoridades locales serán distribuidas por Sao Paulo, Río de Janeiro, Manaus y la capital, Brasilia.

Con apenas 12.000 habitantes, Paracaima ha sentido intensamente en los últimos tres años el impacto de la ola migratoria procedente de Venezuela, sacudida por una dramática crisis política, económica y social, con un aumento de 10% de la población, la mayoría en situación de calle.

Compartir