Maestros de EU blindan a hijos de migrantes con voto de silencio

Para evitar deportaciones de niños indocumentados en Chicago, Estados Unidos, organizaciones civiles y el Sindicato de Profesores de esa ciudad presentaron una iniciativa a la Junta de Educación con el fin de que 600 escuelas de nivel primaria, secundaria y preparatoria sean instituciones de protección a migrantes ilegales.

Corina Pedraza, vicecoordinadora de la organización Pilsen Alliance, explicó en entrevista con La Razón que la propuesta consiste en no dar los datos sobre los niños que no tienen documentos para vivir en la Unión Americana para tratar de evitar su deportación.

De ser aprobada, aseguró, beneficiará a los cerca de 100 mil estudiantes sin documentos que hay en estas instituciones.

La activista explicó que por medio de esta propuesta también se plantea que los docentes sean capacitados sobre los derechos de los estudiantes y padres indocumentados, las normas de una escuela y la renovación de los permisos temporales para jóvenes que llegaron en la infancia a vivir a Estados Unidos (DACA, por sus siglas en inglés).

“Si no hay entrenamiento para los directores y maestros para reconocer cuál es la ley. Se propone que haya información y entrenamiento para preparar a los maestros, para poder contestar preguntas de la Oficina de Detención y Deportación (ICE, por sus siglas en inglés)”, dijo Corina Pedraza.

Agregó que otra de las propuestas que trae esta iniciativa es que las escuelas eliminen el uso de la base de datos de pandillas para evitar deportaciones, pues explicó que el ICE utilizan la información para buscar a migrantes sin documentados.

“Si un policía sospecha que un estudiante está en una pandilla y lo ponen en un archivo y si el joven es indocumentado, el departamento de policía puede utilizar la información y el ICE y entonces sería una persona más probable para deportar. Lo que hemos visto es que el uso de esos archivos está perjudicando a nuestros alumnos y no hay nadie que esté vigilando cómo es que los policías están usando la información”, detalló.

Por su parte, Rebeca Martínez, organizadora del Sindicato de Profesores, explicó que si la Junta de Educación no aprueba las propuestas que hicieron las organizaciones sociales y docentes, ellos seguirán protegiendo a los niños indocumentados.

“Nosotros estamos interactuando con los maestros, escuelas, padres para darle la información necesaria para protegerse”, mencionó en entrevista.

Comentó que las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre deportaciones masivas de migrantes indocumentados, han provocado miedo entre los estudiantes, por no saber en qué momento los regresarán a su país de origen.

“Los niños están llorando en las escuelas (de miedo)”, relató.

Aclaró que la decisión de la Junta de Educación depende de lo que diga el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, a quien calificó como una persona que no es “amigo del migrante ni aliado del inmigrante. Él sólo trata de ganar puntos políticos para su reelección”.

Esta propuesta señala que la Junta de Educación se comprometa a proteger a los estudiantes de las más de 600 escuelas que hay en Chicago, sin importar el estatus migratorio en el que se encuentren.

“La Junta de Educación de Chicago se compromete a asegurar que las escuelas públicas de Chicago sean un lugar seguro y acogedor para todos sus estudiantes y sus familias (…) sin importar su estatus migratorio, raza, religión u orientación sexual”, se lee en el documento.

También se menciona que “la Junta de Educación de Chicago será un refugio seguro para todos los estudiantes y familias amenazados por la aplicación de la ley de inmigración, la discriminación o las políticas de detención”.