Mamás en movimiento, hasta en el embarazo

Hacer ejercicio durante el embarazo puede resultar bueno para las mujeres, ya que facilita la recuperación del cuerpo luego de dar a luz, explicó Danny Bishop, fitness manager del gimnasio Hard Candy Fitness.

“La idea de estar haciendo ejercicio durante el embarazo es más bien para facilitar al cuerpo la recuperación porque no subes tanto de peso, pueden ser unos seis o siete kilos, pues hay gente que sube hasta 20, y por ende es mucho más fácil el parto”, dijo a La Razón el instructor del gimnasio de Madonna en México.

Te puede interesar: Especial de mamás

Bishop, quien ha instruido a por lo menos cuatro mamás antes, durante y después del embarazo, señaló que se deben de tomar precauciones al ejercitar el cuerpo en esta etapa de la mujer, sobre todo en los primer tres meses.

“Las mamás pueden hacer ejercicio casi en su totalidad como cualquier persona , pero en los primeros tres meses sí baja la intensidad física, porque el embrión se está formado y cualquier esfuerzo podría provocar un aborto no deseado”, comentó Bishop.

Sin embargo, una vez superado el primer trimestre ya puede haber muchas más actividad, pero siempre controlando la frecuencia cardiaca, para ello el fitness manager sugiere que las madres usen un reloj que monitoree las pulsaciones, que deben ser de 130 por minuto.

Danny Bishop señaló que entre los ejercicios que están prohibidos para las mujeres durante todo el embarazo, ya que pueden dañar al bebé, están las sentadillas profundas, los saltos y los movimientos de alto impacto.

Explicó que exceptuando los ejercicios ya descritos, el entrenamiento puede incluir cualquier movimiento, incluso en los que se utilizan pesas.

Otro de los puntos en los que hay que poner atención al realizar ejercicio es el de la buena alimentación, pues Bishop señala que es importante aumentar la ingesta calórica en la dieta, ya que aún si hacer ejercicio, ésta aumenta a 300 calorías.