• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Adriana Gutiérrez y Beatriz Garza, de la asociación De Mano a Mano, presentes en los trabajos, en San Lucas Colucan, Puebla. (Foto: Karen Rodríguez, La Razón)

don Juan Méndez se le iluminó el rostro cuando vio a integrantes de la asociación De Mano a Mano trabajar con palas, picos y guantes en su terreno. Sabía que iniciaba la construcción de su nueva casa, pues la suya, en la que vivió por 50 años, quedó devastada por el sismo del 19 de septiembre pasado.

“Espero que mucha más gente haga conciencia social de que tenemos que ayudar a personas que están en situación vulnerable, porque tienen tantos problemas y hay tanto qué resolver. Ojalá más gente se uniera, empresas que puedan donar, ayudar y voluntariar”

Beatriz Garza
Integrante de De Mano a Mano

El hombre de 70 años pensó que tendría que pasar el resto de sus días en una vivienda dañada, pues su salario no le alcanza para edificar un hogar nuevo; sin embargo, Juan y su familia son parte de la segunda fase de reconstrucción que la asociación civil, fundada por Lizeth Castro, Guillermo Serrano y Paulina Feria, realiza en la comunidad de San Lucas Colucan, Puebla.

  • El Dato: El 9 de diciembre de 2017 la asociación De Mano a Mano entregó 15 casas a igual número de familias damnificadas por el sismo del pasado 19 de septiembre.

En la primera parte del proyecto se construyeron 15 casas, las cuales fueron entregadas a los damnificados el pasado 9 de diciembre, y en una segunda etapa 18 familias, como la de Juan, serán las beneficiadas de tener un pie de casa de seis por cuatro metros. “Las casitas cuestan 80 mil pesos y van a tener una división de dos cuartos para que los habitantes no estén hacinados como vivían antes”, señaló Lizeth Castro, directora de la fundación.

Las viviendas, dijo, estarán terminadas en aproximadamente dos meses y medio y para lograr este objetivo la asociación hace un llamado a los ciudadanos: “Necesitamos más manos que se sumen, voluntarios, porque hay gente que vive en la mitad de su casa porque la otra está destrozada”.

Tal es el caso de Dominga Castillo, quien ya no puede ocupar su casa por las afectaciones severas que sufrió por el terremoto, pero pronto tendrá un lugar para resguardar a su hija Briana, de tres años, quien no puede caminar debido a  que padece de pie equinovaro.

Beatriz Garza y Carlos Pérez con Juan Méndez, beneficiario del proyecto.
(Foto: Karen Rodríguez)

“Gracias a ustedes que me van a dar una casa fuerte y más segura”, dijo la mujer, a quien se le escapaban las lágrimas mientras veía a la excavadora demoler lo que quedó de su antigua vivienda. La nostalgia la invadió al recordar los momentos que vivió ahí; sin embargo, también apareció en su cara una sonrisa, pues en 10 semanas recuperará su patrimonio perdido.  

Para  los voluntarios De Mano a Mano el agradecimiento de los damnificados los motiva a seguir con esta labor cada fin de semana desde tempranas horas y bajo el intenso sol.

“Es muy importante lo que estamos haciendo, porque es una esperanza de que le importamos a alguien, no estamos solos y eso les da aliento para salir adelante. Todos los mexicanos tendríamos que ver la manera de ayudar y no ser indiferentes. Tenemos que ayudar a esas personas que están en situación vulnerable”, comentó Beatriz Garza, integrante de la asociación.

Sin embargo, el trabajo de la fundación, en la que también participan Ana Garza, Ale Faes, Claudia Ceballos, Mariano Ruiz, Sara Chavarría, Erika Moreno, Ricardo Anaya, Paco Zayas, Tania Castillo, Sabrina Díaz, Gerardo López Portillo, Miguel Delgadillo, Carlos Pérez, Annett Castro, Adriana Gutiérrez, Sandy Alarcón y Abimael Juárez, no se limita a la construcción de las viviendas, pues la salud, la educación y la higiene también son parte de su proyecto.

“Hay muchas cosas que cada familia necesita, desde ayuda de ropa, de trastes, de zapatos, de alguien que les hable, les busque y les dé un poco de aliento y de fe para que salgan adelante”, añadió Paulina Feria.

Por ello la organización contó con la colaboración de dos médicos que visitaron el pueblo el pasado 27 de enero para atender a los habitantes de ese lugar, como a Margarita Castillo, quien es hipertensa y diabética, y a Sebastián Carrera, de 80 años, quien padece de cataratas y requiere de una cirugía para poder ver nuevamente.

Además, De Mano a Mano entregó a las 18 familias 35 despensas, que fueron donadas por Magali Moya y Adriana Rodríguez.

Voluntarios de la asociación entregaron
35 despensas a familias afectadas.
(Foto: Karen Rodríguez)

 

Invitan a donar y a sumarse

De Mano a Mano ACMX A.C. pone a disposición las cuentas para donar y modos de contacto

BBVA Bancomer: 0111388533

CLABE: 0121 800 01113885333

Paypal: www.paypal.com.me/demanoamanoac

Para sumarte como voluntario:
Carolina Escobar
55 34288839

Twitter: @DemanoamanoACmx

Instagram: @demanoamanoac

Página www.demanoamanoac.org

Compartir