• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Atletas corren alrededor del Ángel de la Independencia, ayer.

Reza un dicho que nadie es profeta en su tierra, el cual aplica para resumir lo que ocurrió en la edición 36 del Maratón de la CDMX, mismo que terminó con las victorias de Kenia y Etiopía en las ramas varonil y femenil, respectivamente, luego de que ambos hicieron el 1-2-3.

Además de adjudicarse el primer lugar, el keniata Titus Ekiru impuso una marca tras terminar la carrera con un tiempo de dos horas, 10 minutos y 37 segundos, con lo que superó lo hecho en 2010 por el keniata naturalizado mexicano Hillary Kipchirehir, que culminó con marca de dos horas, 12 minutos y 20 segundos. Sin embargo, el atleta africano se quedó a tres segundos de su mejor registro personal (dos horas, siete minutos y 43 segundos).

Edwin Koech (con tiempo de dos horas, 12 minutos y 35 segundos) y Matthew Kipkoech (dos horas, 13 minutos y 14 segundos) también de Kenia, finalizaron la competencia en el segundo y tercer puesto, respectivamente. Quien se quedó cerca del podio fue el mexicano Juan Joel Pacheco, que finalizó sexto con tiempo de dos horas, 18 minutos y 20 segundos. Lo más sorprendente es que el deportista originario de Torreón solamente había participado en un maratón, motivo por el que su resultado cobra más valor.

Por su parte, la etíope Etaferahu Woda se quedó con el triunfo en la rama femenil, después de que culminó el maratón con un tiempo de dos horas, 40 minutos y 10 segundos, con lo que apenas superó a su compatriota Fantu Eticha (dos horas, 40 minutos y 24 segundos), mientras que Tinbit Gidey se quedó muy cerca de ambas, luego de que registró dos horas, 40 minutos y 27 segundos, con lo que aseguró el 1-2-3 para Etiopía.

No obstante, Woda no rompió el récord en la categoría femenil, el cual pertenece a la peruana Gladys Tejeda (dos horas, 37 minutos y 34 segundos). Los ganadores recibirán la cantidad de 550 mil pesos como un reconocimiento a su victoria.

Un total de 38 mil 336 corredores participaron en el Maratón de la CDMX, evento que constó de 42 kilómetros y que tuvo como punto de partida el Zócalo y como meta la media cancha del Estadio Olímpico Universitario, escenario en el que la gente se dio cita para apoyar a los atletas mexicanos y observar la llegada de los demás competidores.

Pese a que desde 2013 el Maratón de la capital mexicana había tenido como punto de partida el Hemiciclo a Juárez y como meta Ciudad Universitaria, este año lo único que se modificó fue la salida desde el Zócalo, tal y como sucedió cuando la Ciudad de México fue sede de los Juegos Olímpicos en 1968.

En la prueba varonil de silla de ruedas, el primer puesto fue para el mexicano Alfonso Zaragoza, que hizo un tiempo de una hora, 42 minutos y 14 segundos; el venezolano Juan Valladares y el mexicano Marco Caballero concluyeron en la segunda y tercera posición, respectivamente.

Por su parte, Alicia Ibarra conquistó el primer peldaño en la categoría femenil de silla de ruedas, misma en la que Evelyn Enciso e Ivonne Reyes culminaron en el segundo y tercer sitio, respectivamente.

Medallas. Desde 2013, todas las preseas estaban diseñadas con una de las letras del país. Ayer se completó la palabra.

Al finalizar la carrera, Horacio de la Vega, titular del Instituto del Deporte de la CDMX, comentó que espera que el Maratón capitalino alcance la etiqueta oro a la máxima calidad, aunque admitió que lo más importante es que los participantes regresen sanos a sus hogares.

“La IAAF regula las carreras de media distancia, estamos hablando de la etiqueta oro, pero hay cosas que checar. Lo más importante para mí es el saldo blanco, independientemente de las etiquetas”, afirmó el exatleta.