• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Remesas. Foto: Especial
Remesas. Foto: Especial

Durante los primeros siete meses del año, las remesas que enviaron los connacionales desde el exterior registraron un crecimiento histórico de 11.4 por ciento, respecto al mismo periodo del año pasado, al contabilizar 19 mil 111 millones de dólares, según cifras del Banco de México (Banxico).

Sólo en julio, informó el organismo, ingresaron al país dos mil 867 millones de dólares por concepto de remesas familiares; monto que fue 10.3 por ciento superior al registrado en el séptimo mes de 2017, con lo cual suman 28 meses con incrementos a tasa anual.

En su comparación mensual, los envíos registraron una disminución de 8.7 por ciento, luego de que en el sexto mes del año las remesas ascendieron a tres mil 140.7 millones de dólares, con lo que hilaron dos meses con retrocesos.

De acuerdo con Banorte Casa de Bolsa, este resultado se debió a una tendencia positiva en el empleo de los trabajadores mexicanos en Estados Unidos, así como un incremento en la llegada de migrantes hacia ese país.

Gráfico: La Razón de México

Según cifras de la institución, durante el mes de referencia, el número de mexicanos que trabajaron en Estados Unidos aumentó en 316 mil 047 personas, ahora sumando 16.6 millones de empleados. 

“Este aumento, junto con datos positivos en el primer semestre del año, apuntan a condiciones más favorables para estos trabajadores, lo que a su vez les permite enviar más remesas a sus familias en México”, destacó el informe de Banorte. 

Pero incluso con ello, durante julio existió un factor que desalentó las remesas y tiene que ver con una apreciación de 6.3 por ciento en el tipo de cambio.

En este sentido, explicó que ante una apreciación del tipo de cambio, los migrantes mexicanos suelen enviar un menor monto de remesas, considerando que éstas tienen menor poder adquisitivo.

 De acuerdo con Banxico, el monto histórico de las remesas de enero a julio de este año fue resultado de 54.7 millones de operaciones, 6.9 por ciento más que en igual mes de 2017, por un monto promedio de 320 dólares; cantidad superior en 4.2 por ciento a tasa anual.

Sólo en julio se realizaron 8.8 millones de operaciones con un crecimiento anual de 5.8 por ciento y la remesa promedio fue de 324 dólares, lo que implicó un incremento de 4.2 por ciento.

En comparación mensual, las operaciones disminuyeron 3.4 por ciento respecto a las 9.1 millones efectuadas en junio pasado; en tanto que el monto también fue menor en 5.5 por ciento con respecto a los 343 dólares que se recibieron en el sexto mes del año.

Con ello, Banorte consideró que hacia delante, el crecimiento del flujo de remesas continuará dependiendo del dinamismo del mercado laboral y la política migratoria de el país vecino del norte.

Por ello, mencionó, en el primer caso, el crecimiento del mercado laboral estgadounidense no sólo se ha traducido en mayores oportunidades laborales para los migrantes mexicanos, sino también en un incremento en la masa salarial de estos trabajadores. 

“En este sentido, sus posibilidades de enviar un mayor monto de remesas a sus familiares han mejorado”, especificó.

Además, se podría argumentar que las remesas familiares son una modalidad de ahorro para los migrantes, por lo que el incremento observado en el flujo de remesas desde 2017 se explicó también por la política antimigratoria de la administración del presidente estadounidense, Donald Trump. 

Ello considerando que probablemente los trabajadores migrantes mexicanos continuaron descontando una mayor probabilidad de ser deportados, lo que redujo significativamente su expectativa de ingreso permanente y consecuentemente aumentó el deseo de ahorrar en estos trabajadores.

Compartir