• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
May, durante una conferencia de prensa, el 17 de mayo, en Londres. Foto: AP

La primera ministra británica, Theresa May, evitó ayer que el Parlamento tuviera la última palabra sobre el Brexit tras hacer concesiones a los diputados conservadores proeuropeos.

La Cámara de los Comunes rechazó por 324 a 298 una enmienda a la ley del Brexit que daba al Parlamento capacidad de vetar el desenlace de las negociaciones con Bruselas, y que estaba motivada por el temor a que el país saliera de la Unión Europea sin un acuerdo. Para ello, todos los diputados conservadores potencialmente rebeldes recibieron garantías que aseguraron su voto a favor del gobierno.

El dato:

  • May cuenta con una pequeña mayoría parlamentaria gracias al apoyo de los diputados unionistas norirlandeses.

Theresa May y los euroescépticos temían que un parlamento con el poder de decir no al acuerdo final podría frenar de hecho la salida de la Unión Europea.

Esta enmienda era una de las 15 introducidas en la ley del Brexit por la Cámara de los Lores, que generalmente se limita a estampar sin más su aprobación a los textos que vienen de la de los Comunes, pero que esta vez había ido “demasiado lejos”, en palabras de May, denunciando un intento de “atar las manos del gobierno en las negociaciones”.

El texto irá de nuevo a la Cámara de Lores y de vuelta a la de los Comunes para su aprobación definitiva.

El debate y votación estuvo precedido por la dimisión del secretario de Estado de Justicia, Phillip Lee, que tildó de “irresponsable” la estrategia de su gobierno en el Brexit y denunció sus intentos de “querer limitar el papel del Parlamento” en el proceso de salida.

May cuenta con una pequeña mayoría parlamentaria gracias al apoyo de los diputados unionistas norirlandeses del DUP (Partido Democrático Unionista). Sin embargo, su bancada conservadora no está unida en este tema, como tampoco lo está la oposición, y un puñado de tories rebeldes podría hacer descarrilar sus planes.

Compartir