• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Autocosmos

Mazda, el pequeño fabricante con sede en Hiroshima, ofrece en su gama desde siempre (por lo menos desde que llegó a México) el Mazda 6. Un producto que fiel a la tradición de la marca ofrece buen manejo y un espíritu más deportivo.

Justo como sucedió con la renovación de la CX-5, este nuevo Mazda 6 incorpora un nuevo paquete de materiales aislantes para mejor insonorización; la suspensión fue revisada, el interior completamente rediseñado y, por supuesto la cereza del pastel, en el caso de la variante Signature, la adición de la mecánica 2.5 litros Turbo, misma que debutó con la CX-9, aunque con algo menos de potencia en esta aplicación.

No hicieron falta demasiados cambios a nivel estético para dotar al Mazda 6 de una presencia más fuerte que antes, la adición de un frontal muy similar al de la CX-5 hace toda la diferencia. El grueso perfil cromado que recorre la parte inferior de la parrilla, de tramado tridimensional de lado a lado y que termina envolviendo los faros, es el elemento más destacado.

Gráfico: La Razón de México

Atrás, las calaveras son ligeramente distintas, al igual que la moldura en cromo, que ahora se desvanece dentro de las mismas, en lugar de pasar por arriba, como antes.

Es cada vez más común la utilización de la expresión “muy cerca de las marcas premium” al referirnos a productos de esta categoría, o bien, de las SUVs compactas. Sin embargo, el Mazda 6 2019 elimina con autoridad el “muy cerca”. El interior fue completamente rediseñado y mejorado de manera exponencial.

La calidad de ensamble y materiales merece mención aparte; encontramos insertos en madera y aluminio genuinos, así como  asientos forrados en un cuero de nivel superior. El tablero además no sólo tiene superficies al tacto, sino que en el centro lleva un forro de alcántara que luce increíble.

En materia de equipamiento no le falta absolutamente nada: climatizador automático bizona, calefacción y enfriamiento para los asientos, Head up Display, quemacocos, llave inteligente, etc.

El Mazda 6 Signature 2019 lleva bajo el cofre el motor 2.5 litros Turbo con 228 hp y 310 lb-pie de torque, asociado con una transmisión automática de seis velocidades. Es cierto, en estos tiempos parece limitada, pero la firma ha refinado mucho, con lo cual puede ser suave para tareas de manejo en ciudad, o bien, rápida y efectiva cuando se exige toda la potencia del motor; aunque eso sí, es lenta si la comparamos con la nueva de 10 velocidades del Accord.

La calidad de marcha es impecable, pero sin haber perdido esas virtudes de manejo preciso y comunicativo que tanto apreciamos en esta marca. Si bien, el Accord de décima generación me parecía el mejor en este apartado, el Mazda 6 lo hace todavía mejor, al eliminar la distancia que existía entre un ejemplar de esta categoría y un Audi A4.

Adicionalmente, el 2.5 litros es en sí mismo una joya; entrega la potencia de forma progresiva y lineal, al grado de que en ocasiones nos hace olvidar que se trata de un cuatro cilindros turbo y más bien se porta como un V6 de buen cubicaje.

Compartir