• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
En Álvaro Obregón 286, 28 personas fueron rescatadas con vida, mientras que 49 fallecieron. Foto: Especial
En Álvaro Obregón 286, 28 personas fueron rescatadas con vida, mientras que 49 fallecieron. Foto: Especial

Hace un año, 77 personas quedaron atrapadas a causa de un sismo de 7.1 grados en el edificio 286, de Álvaro Obregón. Entre ellos estaban Paulina Gómez, Isaac Ayala y Lucía Zamora, quienes se aferraron a la vida durante 84 horas, sin agua, sin comida y con el temor de no volver a ver la luz jamás.

Pero ésta no es la historia de esas tres personas, que hoy están en un nuevo hogar, sino la de Luz Neida Álvarez Villegas, médico de profesión e integrante del Grupo de Rescate Topos Adrenalina Estrella, quien en aquella ocasión, luchó contra el reloj para salvarlos.

Te puede interesar:

Laura, un año a la espera de ayuda que no llegó

“Ese día fue la conmemoración del temblor del 85, fuimos a hacer un homenaje a la Plaza de la Solidaridad; yo llevaba todo mi equipo y, después de eso, me fui al trabajo, pero se da el sismo y me regreso desde Tlalpan, me pongo en contacto con todo el grupo de rescate y nos dimos cita en Álvaro Obregón”, narra a La Razón la rescatista.

A lo largo de los primeros tres días lograron rescatar a decenas de personas vivas y recuperar cuerpos. Tras más de 72 horas, las esperanzas de encontrar más sobrevivientes se perdían, sin embargo, los ladridos de los binomios caninos los alertaron alrededor de las 22:00 horas.

Te puede interesar:

Leo sobrevivió al Rébsamen, pero aún tiene secuelas

La remoción de escombros se realizó con el mayor de los cuidados para evitar otro derrumbe, al tiempo que se realizó un agujero para que Luz ingresara por las personas. En medio de lozas y varillas, en la oscuridad total, y tras horas de arduo trabajo, Luz señala que por fin hizo contacto con las víctimas.

Te puede interesar:

Un año después sólo se reconstruyen 9 edificios

“Por ser médico, entré a evaluarlos físicamente y médicamente, hice un interrogatorio muy básico para saber que estuvieran bien”, señala.

“Llegó la ambulancia, se los llevó y nosotros seguimos buscando a más personas. Nos queda la satisfacción de haberlos ayudado, yo no busco que me gratifiquen ni nada, simplemente es el gusto de haber salvado vidas, para eso me he preparado desde hace mucho tiempo”, concluye.

Te puede interesar:

CDMX prevé concluir el proceso en cinco años