Me voy satisfecho de los ruedos, dice el rejoneador Rodrigo Santos

Mi pasión, mis ilusiones, mis metas se han cumplido, me siento satisfecho, en lo alto, a tope y es un momento clave para irme porque estoy vigente, soy referente del rejoneo en México, aseguró Rodrigo Santos.

En entrevista con La Razón expresó que es tiempo de irse dignamente para dejar un buen recuerdo en la mente de los aficionados, luego de 29 años en los ruedos, con 26 de alternativa, con más de 940 corridas, 110 en el extranjero en España, Francia, Portugal, con 27 fracturas y con seis cornadas.

Te puede interesar: Suspenden corrida de toros de despedida de Rodrigo Santos en Morelia

A pesar de la nostalgia y de los sentimientos encontrados por su próximo adiós a la taraumaquia y con las lagrimas en los ojos, afirma que después de todos estos años se siento pleno y satisfecho, para retirarse con un balance positivo, en el momento que me quiero ir, no cuando te sacan y te dan una patada.

Resaltó que en esta gira de despedida por los cosos más importantes del país estará toreando 40 corridas y le falta 25, en diciembre tiene 7 fechas y en enero 4 y pese a que ha recibido invitaciones para despedirse en plazas del extranjero no toreara, porque no puede llevar a sus caballos y ya pasaron esas épocas en que toreaba sin ellos.

Por otro lado, manifestó que inició en agosto la gira del adiós en Huamantla y se ha presentado en cosos en donde era indispensable en las ferias como: Juriquilla, San Luis, Zacatecas, Ciudad Juárez, Guadalajara, León, Aguascalientes, Mérida, Querétaro y estaré en la Plaza México en la temporada Grande.

Finalmente comentó que le encanta torear en Morelia, porque aquí corte el primer rabo, le dieron el trofeo Pilar Rioja, fue su corrida 800, venía cada dos años, se hizo una comunión entre el público y mi toreo y la he vivido intensamente, entonces significa una responsabilidad muy grande, esperan mucho de mí, siempre he dado todo, es un compromiso grande, pero se suspendió la corrida y se quedó con ganas de que fuera la última vez que me vieran.