• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El astro argentino festeja uno de sus goles, ayer, ante el PSV Eindhoven. Foto: Especial
El astro argentino festeja uno de sus goles, ayer, ante el PSV Eindhoven. Foto: Especial

Messi, Barcelona y el Camp Nou no perdonan, no escatiman, no se tientan el corazón y no muestran piedad ante nadie, menos ante un rival plagado de novatos en una competencia que está hecha para los grandes clubes de Europa. El PSV Eindhoven que, en efecto, ha forjado su historia en casa y con algunos pincelazos de genialidad en competencias de la UEFA, ayer quedó lejos de ser un rival; los catalanes, que en la materia son expertos, se valieron del estado de gracia de Leo, para superar a los holandeses por 4-0. Humillación.

Los de la Eredivisie, que en sus filas tienen a Hirving Lozano y a Érick Gutiérrez, llegaron ilusionados, con la utopía bien plantada y la convicción de que podrían lograr la hazaña. Inocentes. Los primeros 20 minutos lo intentaron, distribuyeron el esférico, corrieron y apretaron, mientras que los de casa solo capotearon y tantearon de qué eran capaces los forasteros, así lo hicieron hasta que se cumplió la primera media hora.

Al 31’ la historia fue distinta, Messi se enganchó a las revolucionadas jugadas de Ousmane Dembélé y se convirtieron en el sístole que comenzó a empujar el juego culé por todas las arterias del campo y con ello también llegó el derrumbe del PSV.

“En momentos tuvimos opciones de gol, no concretamos. Es Barça, tienen opciones y las meten; nos faltaron detalles y hay que trabajar sobre eso”

Hirving Lozano

Delantero del PSV

La crónica de la debacle comenzó cuando una falta, de Nick Viergever a Dembélé en la frontal del área, fue protestada con impotencia por el entrenador holandés, Mark van Bommel; mientras, a su costado, Valverde se agachaba vislumbrando ya un golpe de autoridad de parte de su mejor hombre en el campo: Lionel Messi. Y sí, La Pulga, autor de un hat-trick, su octavo en la competencia, colocó el balón en el césped y luego en la escuadra para dejar claro quién mandaba y quién tenia que rogar para que el marcador no fuera tan abultado.

Gráfico: La Razón de México

Los del PSV quedaron anonadados, perplejos, absortos, ya no tuvieron capacidad de respuesta. Lo intentaron sí, pero la agonía del primer tiempo apenas les dio para demostrar que llevaban ganas. Para el complemento redoblaron sus esfuerzos, buscaron la velocidad de Chucky Lozano y Steven Bergwijn e intentaron evitar que el Barça jugara cómodo; no obstante, a veces, el simple deseo no es suficiente y menos ante los culés.

Y así fue como llegó la segunda demostración de los de casa y de Messi. Fue poco después de que Ter Stegen volviera a ver el balón cerca de su portería cuando Dembélé tomó el esférico entre dos rivales, burló a un tercero al límite del área y lanzó un proyectil a la red. Su cuarto gol de la temporada y el decisivo para concretar el triunfo del Barcelona.

Otras vez los holandeses, que ya habían hecho ajustes, volvieron a quedar perplejos y cuando menos se dieron cuenta, en un parpadeo, llegó el 3-0, obra maestra de Messi, a pase de Iván Rakitic, que dejó todo sentenciado y con los Granjeros rendidos y llenos de incertidumbres; el capitán catalán redondeó una tarde para el recuerdo con un hat-trick que convirtió el triunfo en goleada.

“Nos cayeron goles seguido al último, pero al principio estábamos bien; a partir de esos goles nos desordenamos. Intentamos jugar al contragolpe y nos faltó calma”

Erick Gutiérrez

Mediocampista del PSV

Así fue como se firmó la debacle del PSV, con un Hirving Lozano que jugó poco y nada, y con un Érick Gutiérrez que apenas contó con poco más de 10 minutos de juego. El escenario era pletórico para que los dos se mostraran, pero las circunstancias fueron adversas, comenzando por el hecho de que el Camp Nou lució con una entrada que sorprendió por lo numerosa: 73 mil 462 espectadores, lo que significó la mejor asistencia de esta temporada.

  • El Dato: Ésta es la tercera vez que Messi comienza la Champions con hat-trick, lo hizo en las campañas: 2013-2014, 2016-2017 y 2018-2019.

Inter de Milán da la voltereta a cinco del final

El Inter de Milán remontó y ganó por 2-1, a cinco minutos del final, al Tottenham de la Premier League, ayer en el Estadio Giuseppe Meazza, en el choque correspondiente a la primera fecha del Grupo B de la UEFA Champione League.

Un gol de volante Christian Eriksen dio ventaja a los Spurs, pero el Mauro Icardi (85’) logró la igualada de una excelsa volea, mientras que el uruguayo Matías Vecino (90+2’) dejó los tres valiosos puntos en Milan.

El club italiano regresó a la máxima competición europea, a nivel clubes, después de seis años de ausencia, un lapso demasiado largo para un equipo que atesora tres Champions en sus vitrinas, de ahí que la afición ahí  presente explotara en júbilo con el gol del charrúa, Vecino.

Gráfico: La Razón de México
Compartir