• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

Son poco más de 10 años los que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo han dominado la cima del futbol mundial; a nivel clubes los astros han ganado todo, ya sea liga, Copa, Champions, Recopa y cuanto torneo se les ha puesto enfrente; sin embargo, con sus selecciones han quedado a deber, más el argentino. Apenas en esta fase de octavos de final del presente Mundial ambos quedaron fuera haciendo un papel gris, en términos colectivos.

Gráfico: La Razón de México

Son 2 mil kilómetros los que separan a Kazán de Sochi, donde Messi y Cristiano Ronaldo disputaron sus encuentros contra Francia y Uruguay, respectivamente. El evento representó un episodio más en sus asombrosas carreras; no obstante, también simbolizó esa asignatura pendiente en sus carreras.

En un parpadeo, la justa celebrada en Rusia 2018 se quedó sin los que se suponía que debían ser sus dos grandes animadores, quienes por la supremacía individual no pueden ser refutados del todo.

El destino dispuso que Argentina quedara fuera, tras una muestra raquítica de futbol, y aunque llegó a tomar ventaja de 2-1 sobre Francia después de ir perdiendo 1-0, por lo que por un momento dio la sensación de que podía seguir en la carrera, los galos apretaron en el complemento, anotaron tres goles en 11 minutos y liquidaron las esperanzas albicelestes.

Portugal, por su parte, remó contra la corriente todo el partido contra Uruguay, ya que quedó en desventaja a los seis minutos con el gol de Edinson Cavani. Igualó al 54’ mediante Pepe, pero Cavani marcó su segundo tanto al 61’ y liquidó el encuentro.

Cristiano tuvo un arranque fenomenal, anotando los tres goles de un empate 3-3 con España en la primera fecha y el del triunfo 1-0 ante Marruecos en la segunda. Frente a Irán, sin embargo, le atajaron un penal y contra Uruguay fue maniatado totalmente, sin estar nunca cerca del gol.

Gráfico: La Razón de México

El portugués, no obstante, se lleva cuatro tantos y la satisfacción de que por lo menos en dos partidos supo ponerse el equipo al hombro, sobre todo en el primero frente a España.

Messi, por su parte, se va con una loza más pesada, pues apenas marcó un tanto de su sello en el triunfo 2-1 sobre Nigeria que clasificó a Argentina, pero ésa resultó su única aparición notable y no fue capaz de enderezar el rumbo de una Argentina confundida, sin una línea definida, que mostró muy poco.

Messi recién cumplió 31 años, mientras que Cristiano tiene 33, quienes se han repartido equitativamente los últimos diez Balones de Oro al mejor futbolista del año, difícilmente podrán llegar a Catar 2022 y si lo hacen, no será en un gran nivel.

Con Cristiano en sus filas, Portugal llegó a cuartos de final en el 2006, fue eliminado en la primera ronda en 2014 y en la segunda en el 2010 y 2018. No obstante, El Bicho tiene la satisfacción de la conquista de la Eurocopa de 2016 y que siempre fue bien visto por la afición de su conbinado.

Por su parte, la Argentina de Messi fue finalista en el 2014; llegó a cuartos de final en 2006 y 2010 y no pasó de la segunda ronda en 2018. Con la Albiceleste, La Pulga se hizo de la medalla olímpica de oro en los Juegos de Beijing 2008, pero ha tenido que masticar la amargura de perder en tres finales de la Copa América, en 2007, 2015 y 2016, además de que siempre ha sido criticado por su tibieza en momentos críticos.

Así, los dos jugadores, uno por Europa y otro por América, difícilmente podrán tener una oportunidad más en sus selecciones en un escenario como lo es un Mundial, aunque, claro está, en unas semanas vuelven a sus clubes, adonde sí suelen rendir.

  • El Dato: Messi y CR7 vivieron su cuarto Mundial; engrosan la lista de grandes que nunca alzaron la copa, entre ellos Cruyff, Di Stefano y Platini.
Compartir