• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

México es un país que ha emprendido reformas ambiciosas en numerosos ámbitos; sin embargo, aunque, comienzan a mostrar los primeros efectos positivos, sus resultados no han logrado estar a la altura de lo esperado, por lo que el próximo gobierno deberá avanzar hacia una segunda ola de reformas complementarias, entre las que destaca la fiscal, sostuvo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, aseguró que es crucial que la implementación de estas reformas se dé para complementar a las que se impulsaron en este gobierno, principalmente en áreas clave como el fortalecimiento institucional y el respeto al Estado de derecho.

Así como la consolidación de la integración comercial, la calidad y transparencia del manejo de los gobiernos estatales y municipales, la puesta en práctica del sistema anticorrupción, entre otras.

  • El Dato: En 2013, fue la última reforma fiscal que implementó México, en la cual se modificaron y ampliaron gravámenes, lo que permitió una mayor recaudación.

Por lo que recomendó al próximo Presidente de México dar continuidad a las reformas estrcuturales, mejorarlas y complementarlas.

De acuerdo con el documento que dio a conocer el organismo: “Getting it right, prioridades estratégicas para México”, nuestro país implementó la última reforma tributaria en 2013, en la cual se modificaron y ampliaron gravámenes y  permitió una recaudación de 15 por ciento como proporción del Producto Interno Bruto (PIB).

No bstante, la cifra sigue estando por debajo si se le compara con el promedio de América Latina, que asciende a 22.5 por ciento y muy corta con la media de los países de la  OCDE de 35 por ciento.

Según el documento, estas reformas han dado múltiples beneficios  en muchas dimensiones del bienestar, incluidas la educación, la salud y la seguridad, entre otras; sin embargo, especifica que México todavía continúa por detrás del promedio de la OCDE y su desarrollo regional sigue siendo desigual.

Mientras, José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), coincidió con este tema, y refirió que es necesario seguir trabajando en la implementación de las reformas.

Mencionó que en este momento, comienzan a surgir los primeros avances de las medidas ya aprobadas al inicio de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, lo cual se puede demostrar con el reconocimiento que le dan los mismos organismos como la OCDE.

En tanto, Gurría detalló que es necesario fortalecer todavía más la competencia, especialmente en los sectores de redes, que son catalizadores de la actividad económica y la productividad, por lo que las nuevas reformas deben reducir los obstáculos al comercio de servicios; identificar y eliminar restricciones regulatorias; imponer con éxito sanciones fiduciarias por prácticas monopólicas y seguir fortaleciendo a los reguladores.

También indicó que hay que aprovechar e incrementar la digitalización; mejorar la calidad educativa; elevar las competencias de la fuerza de trabajo y  reducir la desigualdad y los nioveles de corrupción, que aún son preocupantes.