TLCAN
(Foto: Especial)

La economía mexicana ha mostrado resistencia frente a un entorno internacional complejo, pues con el aumento de tasas por parte del Banco de México (Banxico) se ha combatido el alza temporal de la inflación, se observa una consolidación fiscal y la producción va por buen camino, por ello el PIB crecerá este año 2.1 por ciento, afirmó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, anticipó que en 2018 tendrá un menor crecimiento, estimado en 1.9 por ciento, el cual se recuperará conforme pase la incertidumbre ante el futuro de las relaciones económicas entre México y Estados Unidos, debido a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y por las elecciones presidenciales del próximo año.

La valoración que hace el organismo internacional sobre México es favorable, pues expone que las modificaciones a la tasa de referencia han desempeñado “un papel clave para ayudar a que la economía se adapte a los shocks externos”, aunado a que la política monetaria ha sido firme y la regulación financiera es sólida.

  • El Dato: El organismo aconseja revitalizar las reformas estructurales a través del combatir la corrupción y reducir la informalidad.

El FMI expuso en un reporte dedicado a México que a partir de 2019 se espera que el crecimiento del país repunte a niveles cercanos a 2.7 por ciento en el mediano plazo, en parte porque el programa de reformas estructurales está empezando a dar frutos, pero el impacto total necesitará más tiempo para materializarse.

Si bien los miembros del FMI destacaron la capacidad de resiliencia de la economía mexicana, comentaron que aún hay riesgos internos, por lo que recomendaron revitalizar la agenda de las reformas estructurales, al enfocarse en el fortalecimiento del Estado de derecho, la lucha contra la corrupción y la reducción de la informalidad, lo que ayudaría a alcanzar el  potencial del PIB y fomentar la inclusión.

Además, recomendaron reforzar la recaudación tributaria no petrolera, para reducir la brecha del cumplimiento del IVA, mejorar la efectividad de la administración pública y la eficiencia del gasto en educación y salud, así como consolidar y focalizar mejor los programas de asistencia social.

También destacaron la necesidad de tener mejoras continuas en la rentabilidad y eficiencia de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El FMI también sugirió que las transferencias de beneficios de Banxico hacia el presupuesto deberían usarse completamente para reducir el requerimiento de endeudamiento del sector público y la deuda pública. Cabe resaltar que según las proyecciones, el déficit de la cuenta corriente se reducirá 1.8 por ciento respecto al PIB al cierre del año.

Hacienda afirma que no bajará la guardia

Ante las recomendaciones que hace el FMI a México, la subsecretaria de Hacienda y Crédito Público, Vanessa Rubio Márquez, indicó que hacia la recta final de la actual administración el objetivo es “no bajar la guardia en materia de nuestra estabilidad macroeconómica”.

Comentó que se deben preservar los compromisos en materia fiscal, enfocarse a la instrumentación de las reformas estructurales y lograr un diálogo propositivo respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

“Todo se trata de que se concreten distintos elementos, pero tenemos fortaleza en las finanzas públicas, vamos a cumplir con los compromisos de consolidación fiscal, déficit, superávit primario, de requerimientos financieros del sector público, entonces tenemos mucha fortaleza en la parte macroeconómica, hay buenas señales de demanda interna y de recuperación de demanda externa”, puntualizó.

Con información de Ericka Pedrero