• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
De octubre de 2017 a junio de 2018, 286 mil 290 migrantes fueron interceptados en la frontera suroeste de EU. Foto: Cuartoscuro
De octubre de 2017 a junio de 2018, 286 mil 290 migrantes fueron interceptados en la frontera suroeste de EU. Foto: Cuartoscuro

Entre 2016 y 2017, casi 60 mil niños migrantes estuvieron retenidos en centros de detención en México antes de ser deportados, informó el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef, por sus siglas en inglés).

En el informe “Desarraigados en Centroamérica y México. Los niños migrantes y refugiados se enfrentan a un círculo vicioso de adversidad y peligro”, el organismo internacional señaló que de esos 60 mil menores, a los niños de 12 años y más los mantuvieron en una zona separada, incluso si iban acompañados de sus familias, mientras que los menores de 12 permanecieron con sus madres, procedimiento que sigue normalmente el Instituto Nacional de Migración (INM).

“A los niños de estos centros de detención no se les permite salir para hacer uso de servicios ni con fines de ocio, ni siquiera en casos en los que el proceso de determinación de su condición de migrantes o refugiados es largo y los niños permanecen semanas o meses detenidos”, detalló.

Además, externa su preocupación respecto a la forma en que estos menores de edad son retenidos y deportados, pues los motivos tienen qué ver con las razones que los hacen emigrar y desarraigarse de sus lugares de origen: la pobreza, la violencia endémica y acontecimientos graves como conflictos civiles, huracanes, terremotos, enfermedades de cultivos y otras crisis.

  • El Dato: En 2014, México anunció el Plan Frontera Sur para poner orden a la migración del norte de Centroamérica.

Indicó que esto ha provocado que cada vez más menores se encuentren expuestos a los peligros y al estrés que representa la migración irregular y que sean expuestos a peligros como la explotación y el abuso.

“La detención y la separación familiar son experiencias traumáticas que pueden dejar a los niños expuestos a la explotación y el abuso, además de causar estrés tóxico. Múltiples estudios han demostrado que el estrés altera el desarrollo del niño a largo plazo, incluso mucho después de que la experiencia que lo causó haya terminado”, apuntó.

De igual forma, indicó que las separaciones que México ha realizado provocan que los menores sufran un estrés provocado por la liberación de cortisol.

“La doctora Pia Rebello Britto, jefa de Desarrollo del Niño en la Primera Infancia de la Unicef, subraya que una exposición continua a situaciones traumáticas (como la detención de niños y la separación familiar) puede ocasionar la liberación prolongada del cortisol, la hormona del estrés, que daña la funcionalidad cerebral”, mencionó el informe.

Señaló que a pesar de la implementación del Plan Frontera Sur, que el gobierno de México anunció en julio de 2014 para ayudar a poner orden en la migración del norte de Centroamérica, un gran número de niños y familias migrantes siguen escogiendo rutas irregulares para cruzar México y llegar a EU.

Compartir