• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Llegó el momento de la verdad. México no tiene un mañana si desea seguir con vida en Rusia 2018. Atrás quedó la fase de grupos; el triunfo ante Alemania, por primera vez en la historia y que ilusionó a todo un país, ya es pasado; al igual que la victoria de 2-1 sobre Corea. La derrota, humillante, contra Suecia tiene que verse como un trago amargo y como los jugadores lo han manifestó en los últimos días “un aprendizaje”, pues el revés llegó a tiempo y no en eliminación directa.

La mira está en octavos, se asoma el fantasma del famoso quinto partido y para llegar a él se tendrá en frente a Brasil, sí la poderosa pentacampeona del Mundo, pero que ante el tricolor en los últimos años no luce tan peligrosa.

Por un lado, los pupilos de Juan Carlos Osorio llegan con el peso en los hombres de otras generaciones que no han podido superar los octavos de final, la última ocasión que esto se hizo fue en la justa de México 1986, pero de ahí en adelante si no fuera por Italia 90 edición a la cual el Tri no acudió, el pase a los cuartos se ha convertido en una pesadilla.

Estados Unidos 1994; México era local, pero  Bulgaria eliminó al Tri en tanda de penaltis.

Para 1998, en Francia, Alemania era el rival en turno en esta fase; Luis Hernández falló una muy clara y anotó otra, el Tri lucía poderoso, pero un par de descuidos provocaron que los teutones le dieran la vuelta al marcador.

En Corea-Japón 2002 para muchos será la derrota más dolorosa, pues se enfrentó y perdió ante Estados Unidos de una manera humillante, por el odiado rival de la zona.

En Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 Argentina tuvo el honor de dejar fuera a México.

Llegó Brasil 2014, una primera fase de ensueño. Miguel Herrera supo comandar al equipo. El ánimo estaba a tope y Holanda parecía difícil, pero no invisible; Gio dos Santos adelantó a México, pero a minutos del final Sneijder le dio vida a los Países Bajos. En tiempos extras Arjen Robben fingió una falta dentro del área que fue juzgada como penal y eliminó a los aztecas.

Desde que inició este torneo se sabía que Brasil sería el rival más seguro para el Tri en octavos y así fue; pero la Verdeamarela no tiene muy buenos recuerdos de sus duelos ante el combinado nacional.

Tal vez la derrota más dolorosa de la Canarinha a manos del Tri es la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Así como es partido, hay muchos más en donde México ha dejado en ridículo a los sudamericanos: Copa Confederaciones 1999; Copa Oro 2003; Mundial Sub-17 2005 y hace cuatro años en la fase de grupos, un inspirado Guillermo Ochoa defendió su arco de una manera magistral para que el resultado finalizara 0-0.

Este lunes México tiene una cita con la historia; vence a Brasil, aumenta su hegemonía y rompe el maleficio del quinto partido o hace sus maletas de regreso con la misma carga para dentro de cuatro años.