Martes 24.11.2020 - 03:09

Se necesita diálogo, afirma

Alfonso Romo: Desastre económico, si gobierno e IP mantienen confrontación

Gobierno no puede reactivar la economía solo, requiere el apoyo del sector privado que es el motor de la misma, dijo el jefe de la Oficina de la Presidencia

amlo alfonso romo
El presidente con Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia.Foto: Cuartoscuro
Por:

Si los sectores público y privado jalan cada uno por su parte ante la crisis económica que enfrenta el país y el mundo, lo único que se augura es un desastre, por lo cual ambos se requieren complementar, dándole a los empresarios reglas claras, un auténtico Estado de Derecho y certidumbre jurídica.

Alfonso Romo Garza, jefe de la Oficina de la Presidencia advirtió lo anterior tras considerar que otro punto negativo para nuestro país son las diferencias políticas, ya que “si seguimos pelándonos y confrontándonos, no vamos a salir, necesitamos tener una actitud positiva, y diálogo, diálogo y más diálogo”.

Durante su participación en el Conversatorio: “Gobierno, Empresa y Sociedad Civil: ¿Cómo participamos juntos en la reactivación económica de México?”, organizado por la Universidad Panamericana, el funcionario hizo un llamado a los mexicanos a no desanimarse frente la situación complicada por la pandemia del Covid-19 y la crisis económica mundial.

“Tenemos todo para ser uno de los países más exitosos post pandemia. Tenemos un país fuerte, grande, diverso, rico; tenemos la firma del T-MEC, finanzas públicas sanas”, aseveró al subrayar que a estas alturas no se puede estar inventando todos los días, con ocurrencias, las reglas del juego para los inversionistas nacionales y extranjeros.

“Si no hay certidumbre no va a haber inversión; la urgencia es porque tenemos 70 millones de pobres, en la medida que le pongamos trabas a la inversión estamos poniendo obstáculos al desarrollo”, reconoció ante los especialistas Elvira Daniel, Francisco Gamboa y Eugenio Gómez Alatorre, de la UP.

Destacó que el gobierno federal no puede solo reactivar la economía, sino que requiere el apoyo de la iniciativa privada que es el motor de la misma, pues la pandemia “nos está urgiendo a unirnos todos”.

El inversionista, insistió, necesita certidumbre porque nadie invierte si no hay seguridad en el corto, mediano y largo plazo, a 10, 20 o 30 años. Si no ven claro, abundó, hay otros bloques a donde llevar sus capitales como el de Asia-Pacífico, de Europa o Canadá y Estados Unidos.

“Como empresario que soy, lo único que el gobierno nos tiene que dar es estabilidad, certidumbre normativa y legislativa de largo plazo (…) Lo único que pedimos al gobierno es que nos de un paraguas de confianza y nada más, no necesito más, el resto si las reglas están claras”, apuntó.

Y agregó: “Nosotros como gobierno estamos luchando para dar ese marco, alinear a todo el gabinete, de que aquí somos aliados, lo único que necesitamos es que no nos estorben, lo demás viene solo”.

En cuanto al tema de la iniciativa de subcontratación, consideró que hay mucho ruido en la prensa por lo que hay una mesa con el sector privado para quitar los vicios en esta figura, pero se pronunció por “no matar las fuentes de empleo y las ventajas que tienen las outsourcing”.

Alfonso Romo dijo también que es un mito, una mentira, que la iniciativa privada esté desplazando al sector público en Petróleos Mexicanos (Pemex), por el contrario, está claro que el Presidente necesita de la inversión particular complementaria.

Más adelante, el jefe de la Oficina de la Presidencia indicó que ve mucho desgano de la sociedad civil, fuera de algunos organismos, para combatir la corrupción que es la prioridad número 1 de López Obrador.

“Todavía me encuentro mucha apatía y flojera de pelear contra la corrupción, con lo que eso conlleva; una sociedad se forja a través de 100 años y no de modas, no por dos y cinco, es difícil corregir vicios de 100 años”, puntualizó.

Finalmente exhortó a los jóvenes a no leer tanto para que no se contaminen con la información en los medios; por el contrario, nunca deben perder la fe, sean arrojados y se echen para adelante, “nos va a ir muy bien a todos”.