Domingo 12.07.2020 - 00:06

Aqui, entre nos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Frente a los murales de Jorge González Camarena en los que figuran los ex presidentes Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada, el presidente del Senado de la República, Miguel Barbosa, llamó a poner un “alto definitivo” a la corrupción y a la impunidad en el país.

“México no es un país de corruptos. Falta mucho por hacer, pero se han dado pasos firmes que tendrán resultados en un futuro inmediato”, expresó.

Al rendir el tercer informe de actividades de la LXII Legislatura de la Mesa Directiva de la Cámara alta, explicó que con las reformas en materia de transparencia y combate a la corrupción aprobadas por el Congreso de la Unión se marca un antes y un después en la vida política del país.

En la casona de Xicoténcatl, antigua sede del Senado, el perredista destacó ante gobernadores, secretarios de Estado, legisladores, académicos y empresarios, que “la complejidad” fue el signo del tercer año de ejercicio del Legislativo.

“Los hechos nos pusieron a prueba. Sólo se supera un problema cuando se posee la capacidad de enfrentar la realidad. Los lamentables sucesos de Iguala desataron una crisis que impactó la credibilidad del Estado mexicano dentro y fuera del país”, aseguró.

Durante su discurso de poco más de 15 minutos, el legislador destacó que las actividades en el tercer año de ejercicio las actividades se desarrollaron en el marco de dos ejes: la austeridad y la transparencia.

Por ello, entre otros puntos se estableció un sistema de control interno del gasto, se realizó un diagnóstico y rediseño de la Tesorería interna, una nueva clasificación de archivos, se puso en práctica un plan de mitigación de riesgos de corrupción y se atendieron todas las recomendaciones de la Contraloría del Senado.

Por lo anterior, el poblano calificó al órgano legislativo como una de las “instituciones más transparentes del Estado mexicano, que mayor información entrega en sus páginas electrónicas, hasta 20 conceptos más de lo que la ley nos obliga, y nos sentimos orgullosos de ello”.

Con un mensaje a sus compañeros de la Cámara alta, Barbosa Huerta se despidió como presidente de la Cámara alta entre aplausos y expresiones de admiración: “Senadoras y senadores de la República, los quiero mucho. Gracias”.

El próximo 31 de agosto los legisladores elegirán a un panista para presidir la nueva Mesa Directiva. Asimismo, el perredista posiblemente también deje la coordinación del grupo parlamentario del PRD.

En el edificio que fue monasterio jesuita, hospital, y en el que embalsamaron el cuerpo de Maximiliano de Habsburgo, Barbosa también inauguró el patio remodelado del inmueble, construido en 1626.

Al informe acudió en representación del Presidente Enrique Peña, el secretario de Gobernación, Miguel Osorio; así como el presidente de la Suprema Corte, Luis María Aguilar; los secretarios de Hacienda y Relaciones Exteriores, Luis Videgaray y José Antonio Meade; los gobernadores del Estado de México y Puebla, Eruviel Ávila y Rafael Moreno Valle; el Jefe de Gobierno, Miguel Mancera; el presidente del INE, Lorenzo Córdova, entre otros.

Gamboa destaca la gestión del perredista

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado de la República, Emilio Gamboa, destacó la gestión de Miguel Barbosa como presidente de la Mesa Directiva, pues señaló que con el perredista al frente del órgano legislativo se construyeron “grandes reformas que México requiere”, y lo calificó como un político de vanguardia y serio.

“Confirmó que la pluralidad política no es un obstáculo para construir y concretar grandes e importantes acuerdos, como él mismo lo señaló. Las grandes reformas que México requiere nos obligan a los partidos políticos a lograr un acuerdo nacional que vaya más allá de formar mayorías simples entre grupos parlamentarios. Así lo hemos hecho en la Cámara”, destacó.

Señaló que al estar el PRD al frente de la la Cámara, se condujo como una fuerza política respetable “con la que hemos podido llevar un diálogo serio, maduro y siempre privilegiando que a México le vaya bien”. Alabó que el poblano siempre ha estado dispuesto a escuchar, pero “también decidido a defender su razón, su pensamiento”.

Yared de la Rosa