Reforma eléctrica

Es asunto de seguridad nacional, dicen los guindas

Adriana Abreu aseguró que no hay conflictos legales entre la iniciativa enviada por el Ejecutivo federal y el marco legal vigente

12
Es asunto de seguridad nacional, dicen los guindasFoto: Especial.
Por:
  • Jorge Chaparro

La discusión en torno a la reforma eléctrica es un tema de seguridad nacional, que lo único que hace es ordenar a quién se le va a comprar primero la energía y por ello no viola la Constitución, explicó la morenista Adriana Abreu, presidenta de la Comisión de Energía del Senado.

“Lo que estamos haciendo es priorizar en razón de un tema de seguridad nacional o modificar el orden de prelación en materia de compra de energía”, expuso a La Razón.

Abreu aseguró que no hay conflictos legales entre la iniciativa enviada por el Ejecutivo federal y el marco legal vigente.

“La Sener tiene facultades para tomar las decisiones para modificar el sistema eléctrico porque es el regente del sector; en este caso, nosotros lo que estamos priorizando un tema de seguridad nacional, al priorizarlo así, estamos cumpliendo con el tema legal”, afirmó.

En contraste, la senadora del PAN Xóchitl Gálvez reconoció que la reforma tiene aspectos buenos, pero no generará energía más barata y, en cambio, provocará que se presenten amparos y demandas que el Estado mexicano perderá fácilmente.

“El espíritu de la Ley es algo en lo que yo estaría de acuerdo que revisemos, el problema es que así cómo lo presentan violan la constitución y no necesariamente vamos a tener energía más barata y sobre todo condenan a los mexicanos, principalmente a las generaciones futuras, a tener un ambiente muy contaminado”, dijo a este diario.

Además, apuntó, viola al Tratado de Libre Comercio México, Estados Unidos, Canadá, “todas las violaciones al T-MEC van a implicar paneles internacionales donde México va a terminar pagando muchísimo dinero”.

Afirmó que existen tres temas en donde habrá conflictos por la redacción que presenta la reforma: “En específico el tema de la concurrencia, los certificados de energía limpia que van a privilegiar a las termoeléctricas de CFE, que en su momento ya fueron descartadas de los acuerdos de París, y yo creo que es el tema más delicado porque se pretende despachar las energías sucias”, explicó Gálvez.