Atrasan envío de huesos a Innsbruck; para anterior CNDH eran clave en caso Iguala

Atrasan envío de huesos a Innsbruck; para anterior CNDH eran clave en caso Iguala
Por:

Sin muchos avances concluyó la reunión de los padres de los 43 normalistas desaparecidos en 2014 con el Presidente Andrés Manuel López Obrador; pero con información de que los restos óseos que analizarían están contaminados, relató el abogado del caso, Vidulfo Rosales.

Al concluir el diálogo en Palacio Nacional, al que también acudieron el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, y la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, el representante de los familiares de los estudiantes de Ayotzinapa comentó que este material aún no ha sido enviado a laboratorios para su revisión, debido a que se detectó que los huesos “sufrieron un proceso de infectación por estar en cuevas” y hay que descontaminarlos para avanzar en las indagatorias.

Te puede interesar: Corral dice sí al Insabi de la 4T y agrieta al Goan

En breve entrevista con medios de comunicación detalló que “el tema que se puso sobre la mesa es lo que tiene que ver con la investigación”; sin embargo, reconoció que “avances no hay muchos”.

Cabe destacar que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) insistió en el análisis de más de un centenar de restos óseos, como los presuntamente hallados en el basurero de Cocula y en el río San Juan, tras las declaraciones de los detenidos por su presunta participación en los hechos ocurridos entre el 26 y 27 de septiembre de 2014.

En su momento quien fuera el titular de la extinta Oficina Especial para el Caso Iguala de este organismo, José Larrieta Carrasco, señaló que éstos eran clave para continuar con las investigaciones, a fin de ratificar, con apoyo de la Universidad de Innsbruck, si pertenecen o no a los 43 de Ayotzinapa.

En la última reunión, celebrada el pasado 9 de enero, el Gobierno federal les informó que en febrero o marzo estarían listos los resultados de identificación de los restos óseos localizados el año pasado, luego de 18 búsquedas realizadas en Iguala, Huitzuco y otros municipios de Guerrero, lo que permitiría conocer si se trata o no de los normalistas.

Sin dar a conocer el número de restos óseos o detalles, para no entorpecer la investigación, en aquel entonces, Rosales Sierra señaló que parte de este material sería analizado en México y otra en Austria (en la Universidad de Innsbruck, por lo que el caso sigue abierto y sin resolverse.

De acuerdo con el abogado, será en marzo cuando se realice la próxima reunión, en la que se sabrá si los huesos podrán ser sujetos al análisis de ADN mitocondrial.

El dato: Como parte de las medidas para llegar a la verdad de los hechos, el Gobierno federal aprobó la realización de búsquedas de restos humanos en estados colindantes a Guerrero.

Hasta el momento, los padres y las autoridades han avanzado en temas relacionados con la búsqueda en diversos puntos —hecho que derivó en el hallazgo de los huesos—, la intervención de conversaciones telefónicas de presuntos implicados y la investigación a cargo del Grupo de Asesoría Técnica (GAT) para desmentir la llamada “verdad histórica”, en la que la administración pasada afirmó que los jóvenes fueron incinerados en el basurero de Cocula.

“Los datos de investigación nos arrojan una ruta y una hipótesis distinta a la que había dado el Gobierno anterior. La nueva hipótesis es que hubo una separación de los estudiantes y que su paradero sería en distintos lugares al municipio de Iguala”, detalló Rosales desde el mes pasado.