Capturan a presunto abogado de Zetas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

MEXICO — La policía federal detuvo a un abogado que supuestamente ayudó a que el cártel de Los Zetas administrara los pagos que recibía por secuestros y extorsiones, informaron el jueves autoridades mexicanas.

Algunos de esos pagos de rescates o de protección se hacían a veces mediante escrituras de propiedades.

El sospechoso Marco Antonio Gómez fue detenido el miércoles en la ciudad de Cancún, en la costa del Caribe, informó en un comunicado la Secretaría de Seguridad Pública.

Gómez habría participado como intermediario en la negociación de pagos de rescate efectuados por familiares de empresarios que habían sido secuestrados en el área de Cancún.

En un indicio del grado de organización de la banda, la policía informó que Los Zetas contaban con profesionales que trabajaban para transferir títulos de propiedad entregados al cártel.

Nueve presuntos miembros más de Los Zetas fueron detenidos el miércoles en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos, como parte de una ofensiva general contra el grupo. Esas operaciones de las autoridades se intensificaron después de que presuntos miembros del cártel secuestraron y mataron por lo menos a 145 personas, cuyos cadáveres fueron hallados en fosas comunes en el poblado de San Fernando, a comienzos de este mes.

También el jueves, un funcionario mexicano confirmó que el gobierno del presidente Felipe Calderón ha contratado un despacho de abogados para investigar posibles demandas civiles contra fabricantes o comerciantes estadounidenses de armas. Autoridades mexicanas consideran que algunas de esas compañías serían responsables por la entrega de armas usadas por el crimen organizado en México.

El gobierno ha exigido durante mucho tiempo que Estados Unidos combata el tráfico de armas en la frontera, en medio de una guerra de las drogas que ha dejado más de 34.000 muertos en México durante los últimos cuatro años.

Según el funcionario, quien accedió a hablar de los pasos legales sólo a condición de permanecer anónimo, el gobierno contrató un despacho de abogados con sede en Nueva York, a finales del año pasado, a fin de sopesar posibles demandas contra los fabricantes de armas en Estados Unidos que, a sabiendas o en forma imprudente, produjeron o distribuyeron armas que terminaron en manos de sicarios del narcotráfico en México.

No hubo respuesta a las llamadas efectuadas a un despacho legal en Nueva York, en busca de que confirmara la firma del contrato.

Jamás se rastrea el origen de muchas armas usadas para cometer asesinatos en México. Sin embargo, funcionarios estadounidenses señalan que, de las armas descubiertas en escenas de crímenes en México, y de las que sí se hace un seguimiento, casi 90% fue adquirido en Estados Unidos. Los críticos de ese cálculo señalan que las autoridades mexicanas buscan rastrear más las armas fabricadas en Estados Unidos.

Un estudio realizado en el 2008 por Brookings Institution, un centro investigador con sede en Washington, estimó que 2.000 armas estadounidenses son traídas a México cada día. Un nuevo esfuerzo de Estados Unidos para redoblar las inspecciones de viajeros en la frontera ha derivado apenas en la incautación de 386 armas en dos años.

En el estado norteño de Durango, fiscales informaron el jueves que otras excavaciones en un terreno baldío en la capital homónima de la entidad encontraron 11 cadáveres más —10 de hombres y uno de mujer_, además de los 26 cuerpos descompuestos encontrados un día antes.

El macabro descubrimiento en Semana Santa ocurrió apenas días después de que la policía encontró 10 cadáveres completos, tres decapitados y cuatro cabezas separadas en una fosa en Durango, un estado que se ha convertido en campo de batalla entre Los Zetas y el Cártel de Sinaloa.

ams