Caro Quintero festejaba en penal con vino y bandas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Para animar y festejar su cumpleaños número 33 dentro de la cárcel del Distrito Federal en la que se encontraba recluido, el narcotraficante Rafael Caro Quintero pagó y llevó hasta su dormitorio nueve cajas de vino y más de 20 integrantes de bandas musicales que tocaron durante 12 horas.

Así lo revela un informe desclasificado de la desaparecida Dirección General de Investigación y Seguridad Nacional (DGISN), elaborado el 13 de noviembre de 1985.

En ese entonces, Caro Quintero pasaba sus primeros meses dentro de una cárcel.

El Reclusorio Norte era el penal en el que las autoridades lo habían encerrado, tras ser capturado en Costa Rica acusado del asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar.

En el documento de la DGISN se explica: “Asunto: Anomalías que prevalecen en el reclusorio a raíz de la llegada de Caro Quintero”.

Y en él, se detallan los beneficios que gozaba el fundador del Cártel de Guadalajara y su compañero de celda, el también narcotraficante, Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto.

“Se tuvo conocimiento que en el Reclusorio Norte el 19 de octubre 1985, entraron al reclusorio mencionado dos bandas de música sinaloense de 12 músicos cada una, estuvieron tocando desde las 7:00 hasta las 19:00 horas, en el dormitorio 10, donde se encuentran los internos Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo Don Neto…”, se lee en el reporte.

El documento con número de folio 85 016008, detalla que el narcotraficante tenía estos privilegios dentro del penal capitalino gracias a su capacidad económica.

“…ya que el interno Rafael Caro Quintero goza de muchos privilegios en el mencionado reclusorio, manifestando tener mucho dinero y según él puede hacer lo que él quiera…”, señala el documento.

El informe fue elaborado en la delegación Gustavo A. Madero por quien se identificó como “Investigador RSG/ 1”. Fue entregado en la DGISN entre las 9:00 y las 9:15 del 13 de noviembre.

En él se explica que tras conocer todas estas anomalías, el agente de la DGISN acudió a entrevistarse con el director del penal. Sin embargo, éste negó los hechos y aseguró que se trataba de “rumores”.

Según dijo esto se debía a que a Caro Quintero y a Don Neto los tenían en “dormitorios especiales… …aislados de la demás población por medidas de seguridad”.