CNDH admite que en Tanhuato los 42 abatidos dispararon

CNDH admite que en Tanhuato los 42 abatidos dispararon
Por:

Para hacer su recomendación sobre el caso Tanhuato, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) no tomó en cuenta el testimonio de ninguno de los poco más de 90 elementos de la Policía Federal que se enfrentaron con integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), en el rancho de El Sol, en Michoacán.

De acuerdo con autoridades de la Policía que encabeza Enrique Galindo, el organismo no llamó a ninguno de los elementos, ni a sus mandos, ni al propietario del rancho donde se efectuó el operativo el 22 de mayo de 2015 para conocer su versión sobre lo sucedido esa mañana.

La propia recomendación enlista en su página 38, los testimonios que recabaron para llegar a la conclusión de que —según ellos— hubo abusos por parte de los agentes que estuvieron en ese enfrentamiento en el que murieron 42 presuntos delincuentes y un uniformado.

“En el desarrollo de la investigación se practicaron 58 entrevistas, desglosadas de la siguiente manera: 40 entre familiares y testigos (...)

Dentro de ese total se encuentran las 11 conversaciones sostenidas con las tres personas detenidas y recluidas en el Cefereso No. 4 en Tepic, Nayarit.

“Adicionalmente, se sostuvieron 18 entrevistas con distintas autoridades en los estados de Michoacán y Jalisco”, se detalla en el documento.

En el operativo de aquel día, los registros establecen que fueron poco más de 90 elementos los que acudieron, algunos en helicóptero y otros vía terrestre en patrullas o camionetas. Según el parte informativo, al llegar al lugar se identificaron pero fueron recibidos a balazos, lo que desató el enfrentamiento.

Además de que ninguno de estos agentes fue entrevistado, la institución defensora de derechos humanos, en la recomendación en la que concluyó que hubo “ejecuciones extrajudiciales” reconoció que las pruebas que se practicaron a los 42 cadáveres dieron todos positivos para prueba de rodizonato de sodio.

Es decir, los 42 sicarios abatidos y el federal asesinado accionaron algún tipo de arma, de acuerdo con la tabla de pruebas que incluyó la CNDH en el capítulo de “Hechos”, apartado 32 (páginas 28 a 32).

Ahí mismo se asienta que 13 de los cuerpos dieron positivo a ingesta de drogas.

Según el informe elaborado por el Ministerio Público del estado y luego por el federal, aquel día se incautaron 36 armas largas, dos cortas y un fusil Barret.

Ayer, La Razón reveló que además de todo eso, los sicarios tenían un lanzacohetes M72LAW similar al que miembros del mismo grupo delictivo usaron tres semanas antes para derribar un helicóptero Cougar-1009 de la Secretaría de la Defensa Nacional, acción en la que nueve personas murieron y otras nueve quedaron heridas, entre agentes y soldados.

En la página 18 de la recomendación se indica que en el rancho “se aseguraron 2 mil 632 casquillos percutidos”.

Aunado a ello, la CNDH aseguró en su recomendación que la Policía Federal entró al rancho de Tanhuato sin tener una orden de cateo, cuando en realidad el dueño del mismo rancho fue quien solicitó a las autoridades su intervención.

Los informes con los que cuenta la Comisión Nacional de Seguridad y la misma PGR detallan que el dueño pidió la intervención, pues los miembros del CJNG lo habían sacado y se lo habían quitado para ocuparlo como refugio y centro de operaciones con conexión a Jalisco y Michoacán.